martes, 8 de septiembre de 2015

Los Nuevos Gestores del Tiempo son las Empresas

"Ya no sé quién soy, pero sí sé quién era cuando me levanté está mañana. Me parece que he debido cambiar varias veces desde entonces"
Alicia en el País de las Maravillas
Lewis Carroll


Internet ha abierto el mundo 24 horas al día los 365 días del año. Vivimos instalados en una continuidad que no para. Un nuevo modo de vida en el que no hay lugar para el descanso. La actividad empresarial y nuestra vida personal está abierta y disponible cada minuto del día con el mero hecho de incorporarnos a una red social. Nos ponemos a disposición de los demás para que nos consuman, de la misma forma que están presentes los productos y servicios de toda actividad mercantil.


Formar parte de una red social, sea cual sea, no sitúa ante una situación de venta de nuestra identidad. construimos un proyecto acerca de qué partes de nosotros queremos dar a conocer, que recursos emplearemos para proyectar de forma más atinada esa imagen e identificamos con claridad a quién queremos mostrársela. Seleccionamos la red social para alcanzar a nuestro público. Filtramos la configuración acerca de a quién le vamos a dar acceso a esa identidad y planificamos, construimos y gestionamos el contenido que creemos adecuado proyectar y difundir a ese público, nuestros clientes, que hemos marcado como mercado meta.

Vivimos acelerados, en esa necesidad de estar consumiendo y ser consumidos en todo momento. Hemos alterado nuestro patrón de relación con el tiempo así como el modo que teníamos de medirlo. El patrón cultural en las sociedades occidentales de consumo del tiempo se centra en la continuidad. siempre debemos estar consumiendo, no queda espacio para el descanso ni para la valoración. La discontinuidad es considerada con el peor de los pecados y lleva consigo la mayor de las penitencias: la exclusión, Quien no consume continuamente será devorado por los demás. Se verá apartado. Quedará en el andén viendo como ha perdido el último tren.

El tiempo ya no es una sucesión de estaciones: primavera-verano, otoño-invierno, ni nuestros días vendrán marcados por los ritmos circadianos. El tiempo hoy lo marca Apple con el lanzamiento de cada nueva novedad al mercado y las empresas de la moda que han desarrollado el modelo de negocio fast fashion. Estamos instalados en un nuevo método de medición del tiempo. Dejaremos de prestar atención al año cuando nos pregunten por la fecha de nacimiento de nuestro hijo diremos que nació el Black Friday del Mes de la Moda de ElCorteInglés del año iPhone6

Nuevas patrones y formas de medir el tiempo que poco a poco nos invade, empleando como vehículo de contagio no ya el cuerpo de un animal infectado por un virus que ha dado el salto a la especie humana. Las enfermedades más devastadoras del futuro no saltarán entre especies. Las nuevas se extenderán y se extienden en los dispositivos tecnológicos que llevamos en el bolsillo, que tenemos sobre nuestro escritorio o que copan el lugar más importante de nuestro salón. Las nuevas epidemias no serán entre seres vivos, sino que pasarán de los seres inertes a unos seres vivos que se dejaron morir y matan aquello que les mantiene con vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante