jueves, 23 de julio de 2015

Cómo Ser Estrella del Rock

Menuda polémica se ha armado las últimas semanas con la portada de la revista Rolling Stone en la que aparece Kim Kardashian. Las nuevas estrellas del rock son de todo menos músicos: políticos, religiosos, celebrities, escritores, bloggers... todos son susceptibles de ser considerados iconos de la transgresión y protesta del establishment pero sobre todo son unas estrallas del marketing.

El papa Francisco parece el nuevo Jimi Hendrix rompiendo con los dogmas establecidos del mismo modo que Hendrix rompía su guitarra sobre el escenario. Pablo Iglesias es el nuevo líder del cambio y la renovación de que un nuevo mundo es posible como el John Lennon español del segundo milenio. Kim Kardashian se convierte en el icono de la nueva sexualidad y la voluptosidad como en su día lo representó la sexualidad inocente de Madonna.

Cualquiera puede ser una nueva estrella del rock si es capaz de presentarse como un emblema de la ruptura contra lo establecido. En ocasiones solo llegaré a ser estrella del rock en mi trabajo cuando decida rebelarme contra las imposiciones de mis superiores y el público que me jalonará no pasará del de "algunos" de mis compañeros de trabajo y mi círculo de relaciones más íntimo. Sin embargo, puedo ser estrella del rock, el límite estará en mi audiencia.

Polémica portada Rolling Stone con Kim Kardashian

Rockstar es quien deja su trabajo por no estar dispuesto a seguir aceptando condiciones que atentan contra su dignidad. También lo es quien se atreve a denunciar esas mismas prácticas, de forma pública, cuando las sufren otros ya sea en el entorno profesional, social, familiar o cultural. Todo aquel que denuncia prácticas injustas y trata de vivir la vida como cree que debe ser vivida, desde la libertad de elección, sin dañar a nadie nada más que en su orgullo y vanidad lleva en su esencia el ser una estrella del rock.

Todos podemos ser Rockstars sin necesidad de ser portada de la Rolling Stone. Solo pasa por difundir ese modo de actuar tan transgresor a través de un canal de difusión adecuado, sólo hay que saber utilizarlo en el tiempo, forma y lenguaje apropiado. Disponemos de los canales para hacernos visibles, sólo es necesario encontrar un verdadero acto de transgresión para convertirnos en iconos como lo fue pararse delante de un tanque en plaza de Tianamen en el pasado o negarse a pagar una deuda injusta (ya sea con Alemania como Tsipras o la hipoteca con el banco como muchos) en el presente. Lo importante no es tanto la carga de significado de transgresión de lo que hagamos, hoy, lo verdaderamente importante, está en la cantidad de público que lo vea.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante