lunes, 16 de febrero de 2015

Enamorarse Bien

el mejor beso de la historia del cine en lo que el viento se llevóLo más hermoso que le puede a uno pasar en la vida es tener la oportunidad de enamorarse. Enamorarse es de las cosas más bellas que pueden suceder pero, como todo, se puede mejorar. ¿Cómo? Enamorándose bien.

Lo más hermoso que le puede pasar a un ser humano es enamorarse bien

A lo largo de una vida son varias las ocasiones en las que elegimos de quién enamorarnos. Esta es una de las decisiones más complejas y que mayores efectos secundarios va a tener en nuestro porvenir. Por eso, hemos de poner mucha atención a la hora de elegir de quién nos enamoramos.

Enamorarse bien implica la construcción compartida de un proyecto común.

Proyecto que debe surgir del compromiso responsable y voluntario de cada uno de los implicados. Este proyecto tiene el punto de partida en el momento en el que mostramos que lo tuyo es mío y lo mío es tuyo, tantas veces, que se deja de distinguir entre lo tuyo y lo mío para referirse a lo nuestro. Enamorarse bien es cambiar de pronombres.

Enamorarse bien es repetirte te quiero con las palabras de la boca y los besos de los labios

Y, en la pausa entre uno y otro, mientras tratamos de recobrar el aliento, llegará, antes o después, el momento de plantear la pregunta clave sobre el futuro de la relación "¿para qué me quieres?". Enamorarse bien es valorar la protección que una voz evoca.

Enamorarse bien es saber preguntar y querer responder

Porque lo difícil del amor no es que aparezca, que surja, que brote y se encuentre. Lo realmente difícil del amor es que continúe. Lo difícil del amor es encontrar la fórmula que ayude a soportar el paso del tiempo con sus silencios, las discusiones mil veces repetidas, las mismas batallas centenares de veces oídas. Enamorarse bien es querer formar parte de una historia.

Enamorarse bien es no querer renunciar al calor de un cuerpo conocido.

Es descubrir que la ternura y el afecto que ese cuerpo nos trasmitía nos lo sigue ofreciendo, aunque el cuerpo no sea el mismo. Amamos a quien amamos no sólo por el futuro que queremos construir, sino también por el pasado que esperamos poder rescatar. Enamorarse bien es disponer de un salvavidas cargado de caricias conocidas.

Enamorarse bien es comprometerse a querer a la persona que eres, a la que creo que eres y a en la que, creo, te convertirás.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante