miércoles, 11 de febrero de 2015

Al Menos Tienes Trabajo

al menos tienes trabajo un axioma aceptado que nos esclavizaAl menos tienes trabajo es un axioma muy repetido en las conversaciones durante los últimos años. Puedes lamentar tu situación laboral, la precariedad de las condiciones, la incertidumbre sobre cuánto se prolongará en el tiempo, el impedimento para el disfrute del propio tiempo, de la familia, del estrés asociada, de los achaques físicos derivado de la carga… Son muchas las consecuencias del concepto de trabajo de hoy día pero, al menos, tienes trabajo.

“Al menos tienes trabajo” habla del miedo y el desasosiego que genera  no estar en posesión de ese vínculo. De esa posibilidad de aferrarse a una garantía de un futuro, embrutecedor y de sometimiento, pero, al menos, un futuro. Tenemos miedo de perder el vínculo con algo que nos esclaviza.

Las condiciones laborales de hoy, en muchas ocasiones, provocan que los salarios sean bajos, las horas de trabajo sean muchas y las responsabilidades asumidas por el trabajador excedan lo que su contrato laboral refleja. Resulta complicado que el trabajo se convierta en una vía de crecimiento y desarrollo personal ya que, o bien, el acceso al puesto de trabajo deseado no es posible, o bien, no es en bajo unas condiciones laborales dignas y adecuadas, o bien, ni siquiera se tenga acceso al puesto de trabajo.

El trabajo debe ser un impulso para el crecimiento personal y no sólo un garante de cierta estabilidad económica y, por ende, de una estabilidad emocional. El trabajo debe ser motor de desarrollo, de crecimiento y de cambio para las personas que lo desempeñan. Es poco probable que una persona que trabaje en la restauración cumpla con su convenio colectivo y trabaje ocho horas, probablemente trabajará diez o más y cobrará por ocho, y así en otras muchas profesiones. Esto provoca que cuando este trabajador dispone de tiempo libre hay más probabilidades de que invierta su tiempo en descansar con un mando a distancia en la mano que le permita coger fuerzas para la jornada del día siguiente.

Esto es trabajo de supervivencia, trabajar para sobrevivir, cuando el trabajo debe ser desarrollo pues es una fuente muy importante de nuestra identidad no sólo individual sino también societaria. Al menos tienes trabajo sí, pero quizá este impida desarrollar al máximo mis capacidades y posibilidades, limitan así, aún más mis oportunidades.

Vivimos condenados a una carrera profesional vinculada a las primeras profesiones que desempeñamos, las primeras empresas de las que formamos parte y las condiciones laborales que asumimos en su día. Con la tasa de paro actual se habla de que hay muchas personas en situación de desempleo provenientes del estallido de la burbuja inmobiliaria ,lo cual es cierto, o de otros sectores ya obsoletos o necesitados de reconversión. No lo discuto.

Sí discuto el hecho de que estos individuos viven presos en una realidad derivada del concepto de que trabajo es el equivalente a subsistencia. Subsistir no nos es suficiente. Necesitamos tener la oportunidad de desarrollarnos. Impedir esta posibilidad conduce al descontento, a la apatía y, sí, también a la rebeldía ante el advenimiento de una muerte social o un suicidio social inducido. El axioma “al menos tienes trabajo” habla de que nos volvemos insensibles y eso es algo que como humanos y como sociedad debemos impedir. Hemos de lanzar mensajes que dejen claro que somos seres sensibles y queremos continuar siéndolo.

1 comentario:

  1. "Al menos tienes trabajo sí, pero quizá este impida desarrollar al máximo mis capacidades y posibilidades, limitan así, aún más mis oportunidades". Totalmente de acuerdo. A unos apenas les da el dinero y las fuerza para seguir esclavizados... ¿cómo tratar de mejorar así?

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante