martes, 25 de noviembre de 2014

La Amenaza del Amigo Invisible

Francisco Nicolás el Rey de la Reciprocidad

La regla de la reciprocidad

La regla de la reciprocidad trata de promover el desarrollo de relaciones de intercambio entre individuos sin que exista el miedo a la pérdida. Esta regla es muy sencilla y puesta en práctica a diario por todos nosotros: devolver lo que otra persona nos ha dado.

La regla de la reciprocidad surge cuando una persona nos hace un favor, nos regala algo o nos presta ayuda sin haberlo solicitado. Este acto da lugar en la persona que se ha beneficiado del acto "altruista” un sentimiento de obligación, para con la otra persona, de devolver el beneficio recibido en la misma proporción, aunque sea en otra forma.

De la existencia de la reciprocidad ya habló Marcel Mauss y de las obligaciones sociales aparejadas a ellas cuando hablaba del poder del don en el intercambio de regalos entre distintas comunidades: existe la obligación de dar, la obligación de recibir y la obligación de devolver o corresponder a quien ha dado en virtud de lo recibido.

La práctica del amigo invisible es una prueba al cumplimiento de la regla de la reciprocidad

La reciprocidad es un regulador de nuestras relaciones

La reciprocidad es un regulador de nuestras relaciones sociales, de las relaciones económicas y políticas entre comunidades y países. Una situación muy común del poder de esta ley reguladora de intercambios lo tenemos con la práctica del “amigo invisible”. Puede ocurrir que en alguna ocasión nos hayamos esforzado en hacer un buen regalo a la persona que el azar determinó que teníamos que hacer un regalo. Después de mucho tiempo, dedicación y un esfuerzo económico descubrimos que hemos acertado de pleno al ver la satisfacción con que ese regalo ha sido recibido. Sin embargo, el regalo que recibimos es una baratija, que denota la poca implicación y nulo esfuerzo que la otra persona ha puesto en la tarea. Nos sentimos decepcionados y agraviados. Es el poder de la reciprocidad manifestado en toda su expresión.

La reciprocidad genera obligaciones futuras

La reciprocidad genera obligaciones futuras y esto en política lo podemos presenciar de forma habitual. Las empresas hacen donaciones a los diferentes partidos políticos no porque crean en sus programas electorales. Financian a los partidos porque con ello crean el sentimiento de estar en deuda en los dirigentes de estos partidos que, cuando ocupen el poder, o bien regularán el marco legislativo para favorecer a estas empresas, les facilitarán sus procesos de internacionalización y expansión, o harán la vista gorda ante prácticas competitivas cuestionables.

¿Cómo usan las empresas la regla de la reciprocidad?

Las empresas también explotan la regla de la reciprocidad como técnica de venta en las relaciones con los consumidores. El regalo de muestras gratuitas o los servicios añadidos sin coste alguno tienen como propósito crear en la mente de estos obligaciones de compra u otro tipo de contraprestaciones (rellenar formularios, cuestionarios de evaluación, asistir a un encuentro...). Sí, es cierto, que este truco ya nos lo sabemos y podemos creernos inmunes a esta táctica. Pero hay otra práctica asociada que es la realización de concesiones.


Cuando rechazamos un propuesta estamos más predispuestos a aceptar la segunda, siempre y cuando ésta suponga un coste inferior a la primera. Si alguien nos pide diez euros, rechazamos la petición, y poco después nos pide cinco, estaremos más predispuestos a entregarle el dinero en esta segunda petición. Es la reciprocidad que sigue funcionando aunque camuflando su forma de aparecer. Un no inicial facilita un sí posterior si la demanda es inferior a la que generó la negativa inicial.

Un lugar en el que se trata de poner en práctica de manera recurrente la regla de la reciprocidad es en los bares y lugares de ocio nocturno. Allí los hombres invitan a tragos a las mujeres con el propósito de obtener de ellas una obligación sexual a cambio. Quizá le resultaría más eficaz, económico y rotundo utilizar recursos como esta canción Nena del Cuarteto Manuel Jiménez. Acierto seguro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante