martes, 25 de noviembre de 2014

La Amenaza del Amigo Invisible

Francisco Nicolás el Rey de la Reciprocidad

La regla de la reciprocidad

La regla de la reciprocidad trata de promover el desarrollo de relaciones de intercambio entre individuos sin que exista el miedo a la pérdida. Esta regla es muy sencilla y puesta en práctica a diario por todos nosotros: devolver lo que otra persona nos ha dado.

La regla de la reciprocidad surge cuando una persona nos hace un favor, nos regala algo o nos presta ayuda sin haberlo solicitado. Este acto da lugar en la persona que se ha beneficiado del acto "altruista” un sentimiento de obligación, para con la otra persona, de devolver el beneficio recibido en la misma proporción, aunque sea en otra forma.

De la existencia de la reciprocidad ya habló Marcel Mauss y de las obligaciones sociales aparejadas a ellas cuando hablaba del poder del don en el intercambio de regalos entre distintas comunidades: existe la obligación de dar, la obligación de recibir y la obligación de devolver o corresponder a quien ha dado en virtud de lo recibido.

La práctica del amigo invisible es una prueba al cumplimiento de la regla de la reciprocidad

La reciprocidad es un regulador de nuestras relaciones

La reciprocidad es un regulador de nuestras relaciones sociales, de las relaciones económicas y políticas entre comunidades y países. Una situación muy común del poder de esta ley reguladora de intercambios lo tenemos con la práctica del “amigo invisible”. Puede ocurrir que en alguna ocasión nos hayamos esforzado en hacer un buen regalo a la persona que el azar determinó que teníamos que hacer un regalo. Después de mucho tiempo, dedicación y un esfuerzo económico descubrimos que hemos acertado de pleno al ver la satisfacción con que ese regalo ha sido recibido. Sin embargo, el regalo que recibimos es una baratija, que denota la poca implicación y nulo esfuerzo que la otra persona ha puesto en la tarea. Nos sentimos decepcionados y agraviados. Es el poder de la reciprocidad manifestado en toda su expresión.

La reciprocidad genera obligaciones futuras

La reciprocidad genera obligaciones futuras y esto en política lo podemos presenciar de forma habitual. Las empresas hacen donaciones a los diferentes partidos políticos no porque crean en sus programas electorales. Financian a los partidos porque con ello crean el sentimiento de estar en deuda en los dirigentes de estos partidos que, cuando ocupen el poder, o bien regularán el marco legislativo para favorecer a estas empresas, les facilitarán sus procesos de internacionalización y expansión, o harán la vista gorda ante prácticas competitivas cuestionables.

¿Cómo usan las empresas la regla de la reciprocidad?

Las empresas también explotan la regla de la reciprocidad como técnica de venta en las relaciones con los consumidores. El regalo de muestras gratuitas o los servicios añadidos sin coste alguno tienen como propósito crear en la mente de estos obligaciones de compra u otro tipo de contraprestaciones (rellenar formularios, cuestionarios de evaluación, asistir a un encuentro...). Sí, es cierto, que este truco ya nos lo sabemos y podemos creernos inmunes a esta táctica. Pero hay otra práctica asociada que es la realización de concesiones.


Cuando rechazamos un propuesta estamos más predispuestos a aceptar la segunda, siempre y cuando ésta suponga un coste inferior a la primera. Si alguien nos pide diez euros, rechazamos la petición, y poco después nos pide cinco, estaremos más predispuestos a entregarle el dinero en esta segunda petición. Es la reciprocidad que sigue funcionando aunque camuflando su forma de aparecer. Un no inicial facilita un sí posterior si la demanda es inferior a la que generó la negativa inicial.

Un lugar en el que se trata de poner en práctica de manera recurrente la regla de la reciprocidad es en los bares y lugares de ocio nocturno. Allí los hombres invitan a tragos a las mujeres con el propósito de obtener de ellas una obligación sexual a cambio. Quizá le resultaría más eficaz, económico y rotundo utilizar recursos como esta canción Nena del Cuarteto Manuel Jiménez. Acierto seguro.



lunes, 17 de noviembre de 2014

Como Progresar en las Redes Sociales

como progresar en las redes sociales es sencillos si conocemos el concepto de conectoresProgresar en las redes sociales es uno de los deseos que como seres humanos hiperconectados tenemos. Anhelamos estar en contacto con muchas personas ya que nos ayudará a tener acceso a más oportunidades y más recursos económicos, sociales y personales estarán a nuestra disposición.

Deseamos progresar en las redes sociales porque relacionarnos con nuestros semejantes es una respuesta de nuestro instinto de supervivencia. Buscamos a los demás para seguir con vida. Formamos parejas para dejar descendencia y construimos familia para que, una vez fallecidos, no sólo pervivamos en los genes sino también en los recuerdos de quienes nos sobrevivieron.

Queremos ocupar un lugar importante en las redes sociales pero no todos pueden ocupar esa posición destacada. Existen en las redes sociales la figura de los conectores, no son muy numerosos pero sólo son la cantidad de conexiones o contactos que tienen. Son personas que fácilmente tienen acceso a muchas personas.

Cada uno de nosotros somos conectores dentro de nuestras posibilidades, es decir, tendemos a estar en contacto con otros semejantes a nosotros mismos. A modo de ejemplo, si analizamos nuestra lista de contactos en las redes sociales veremos que los que forman parte de ellas poseen un número aproximado de seguidores y amigos al mío. Si soy una persona relevante, tendré pocos contactos directos propios, alrededor de 200, pero poseedores de muchos seguidores quizá cada uno de ellos tendrá un número de seguidores que se contarán por miles. Si por contra, tengo un número de seguidores de 200 tendré 200 contactos con los que mantendré interacciones más o menos frecuentes que, como emdia, tendrán alrededor de ese mismo número de contactos.

Con la irrupción de las redes sociales digitales el deseo de muchos de los usuarios es ocupar ese lugar destacado, tener un gran número de seguidores que estén informados de cualquier novedad publicada a través de estos medios. Para llegar a ser una persona influyente en los social media y progresar en las redes sociales es conveniente tener en cuenta varios consejos que se detallan en la siguiente presentación. Espero que os sea de utilidad.


martes, 11 de noviembre de 2014

Unionistas de Salamanca Futbol y Revolución Social

"Todo lo que sé acerca de la moral y de las obligaciones de los hombres se lo debo al fútbol" Albert Camus


Unionistas una iniciativa que da el protagonismo a sus aficionados

El fútbol es un lugar de aprendizaje y un transmisor de cultura.

El fútbol es el espejo de la sociedad que lo practica, lo sigue, lo juzga y lo contempla. El fútbol, como sostenía el escrito francés, te hace consciente de tus habilidades y de tus limitaciones. Es un azote de realidad, un lugar donde el talento puede ser vencido por el esfuerzo y, donde campan a sus anchas muchos de los vicios y las virtudes de la sociedad: la corrupción, el culto al ego, las tremendas brechas entre ricos y pobres, el racismo y la homofobia, el machismo...

Pese a todos estos reflejos también el fútbol nos ofrece un ejemplo del poder de lo colectivo. De la necesidad que tenemos de los demás para alcanzar nuestros logros o, simplemente, para desarrollarnos o poder crecer y evolucionar. Los esfuerzos individuales resultan improductivos si no van acompañados de las aportaciones de los demás. Llámese el propósito marcar un gol o no encajarlo. El fútbol es un proyecto colectivo que implica coordinación, orden, voluntad y desea de unos cuantos en pos de un objetivo o desafío compartido.

En la consecución de este proyecto, continuamente revisado y renovado, participan no solo los jugadores que saltan al campo, lo hacen también quienes se quedan en el banquillo, el cuerpo técnico, los aficionados, el grupo directivo que busca recursos para facilitar la consecución del logro, los aficionados, quienes hablan de la existencia de ese proyecto...

Un equipo de fútbol es un ser social que busca encontrar su sitio dentro de un medio ambiente.


El primer encuentro oficial de Unionistas de Salamanca se disputó en CarbajosaPara encontrar ese lugar necesita de una identidad que ha de construirse entre todos, con todos y para todos. El proyecto de Unionistas, el equipo salmantino surgido a raíz de la iniciativo de los aficionados de la extinta UDS, es un cuerpo social surgido en Salamanca del que sus ciudadanos deberían estar orgullosos. Así lo muestran cada fin de semana acudiendo, alrededor de un millar de aficionados, a presenciar sus partidos de categoría Provincial.

Unionistas es un reflejo de un sentimiento de insatisfacción

Del hartazgo de la corrupción, de la ausencia de asunción de responsabilidades ante las malas prácticas, del proteccionismo de las grandes fortunas, del acallamiento de los inconformes... El proyecto Unionistas representa al mundo del fútbol y a la sociedad salmantina lo que Podemos representa en la esfera política nacional: un deseo de empoderamiento.

El equipo Unionistas es la prueba fehaciente, un modelo a seguir, de que la implicación en un proyecto común puede remover y despertar conciencias, deseos y conductas que permanecían aletargadas. Es el deseo de una generación que clama por tener voz, por poder participar, de sentir en sus manos la satisfacción de construir un armazón colectivo.

Tenemos en Salamanca, gracias a Unionistas, un proyecto que se rebela contra el establishment. Su modelo asambleario como respuesta al autoritarismo de las grandes fortunas. Su modelo de transparencia comunicativa contra la opacidad y juegos del lenguaje de los portavoces. Una respuesta de responsabilidad compartida frente a la disolución de responsabilidades, como las de Juan José Hidalgo, de quienes deciden, del mirar para otro lado de las Administraciones Públicas.

Unionistas es el vivo ejemplo de lo que podemos construir entre todos. Las emociones y sentimientos que nos igualan y nos dice que no existen diferencias sociales entre unos y otros cuando un balón echa a rodar. Un ejemplo de democracia ejercida y sentida. La imagen de la solidaridad comunitaria. Como dice Víctor del Árbol en su libro Un millón de gotas "La primera gota es la que comienza a romper la piedra".

Unionistas de Salamanca un proyecto colectivo de fútbol