lunes, 14 de julio de 2014

Tacones para Mujeres a la Altura

El tipo de tacón de una mujer muestra su personalidadLos tacones sirven para realzar la figura de una mujer, estilizan su figura y las carga de feminidad. Los stiletto hablan de la mujer que los calza, le aportan una identidad y son una proyección de ella misma que elige, con ellos, un modo de caminar y de presentarse al mundo. En función de la longitud del tamaño elegido podremos encontrarnos con mujeres con una personalidad y habilidades diferentes que buscará resaltar en virtud del episodio social al que deba hacer frente.

Pero antes de empezar con este análisis conviene conocer dónde se remonta el origen del stiletto, prenda de incuestionable valor estético repleta de simbolismo. El primer zapato de tacón con objetivos estéticos apareció en 1533 en los pies de Catalina de Médicis,  quien, para disimular su baja estatura, los empleó para su boda con Enrique II duque de Orleans. Los asistentes al enlace quedaron deslumbrados por este calzado y optaron por imitar a Catalina, tanto hombres como mujeres, convirtiéndolo en un objeto común entre los cortesanos. El zapato de tacón pasó así a ser considerado, especialmente durante el siglo XVIII como un indicador de clase alta. Al zapato se le añadió una particularidad: el tacón debía ser de color rojo para demostrar con su limpieza que quien lo portaba pertenecía a las clases nobles y aristócratas porque no tenían la necesidad de pasar por las calles macilentas y polvorientas de las urbes de la época. Así, un tacón limpio e impecable era señal de que su portador se movía entre los mármoles y porcelanas de un palacio.

Los primeros zapatos de tacón los lucía la aristocracia europea

Los tacones son una forma de proyección de la mujer y de su imagen, símbolo de presiones sociales por parte del universo masculino, debido a la elevada carga erótica que le otorgan a este símbolo, y un diálogo interior de la propia mujer. Los zapatos de tacón son un deseo de pisar fuerte, de independencia, de reafirmación, pero al mismo tiempo son también, conforme aumenta su altura, una solicitud de ayuda al acompañante por la propia estructura e inestabilidad del zapato. Cada tacón no es más que una elección personal de cada mujer que a través de él decide la mujer que quiere ser.

Un zapato de tacón bajo es buen recurso para reuniones formalesLa altura del tacón de una mujer puede hablarnos de la mujer que los porta. Así ante un tacón bajo, de unos tres centímetros nos habla de una mujer envuelta en una situación que requiere soluciones, por lo que estaríamos ante una personalidad pragmática, pues esta altura aporta sobre todo, comodidad, no hay un intento en este caso de realzar la feminidad de la mujer pero tampoco hay un ocultamiento de la misma pues la situación puede requerir sobriedad. Se trata de zapatos propios para mujeres que deben resolver asuntos cotidianos que han de llevarla a recorrer el entramado urbano para resolverlos, por ello, se tiende a la búsqueda del confort a la hora de optar por calzarlos.

Los zapatos de tacon ejecutivo dan autoridad a los pasosUn tacón un poco más alto, de cinco centímetros de altura es el adecuado para entornos laborales, por lo que podríamos llamarlo tacón ejecutivo. Este tipo de tacón, aparecidos en los años 40 del siglo pasado  y cuyo mayor emblema lo representa Jacqueline Kennedy, suelen tener una base más ancha trabajo se emplean para trasladar en el caminar la sensación de poder y autoridad por lo que son muy habituales en entornos laborales en los que debe quedar constancia de la existencia de una jerarquía y una escala de poder. Por lo que son muy útiles para las mujeres en esos escenarios en los que no desea ver cuestionada su posición, por lo que es muy frecuente verlo en entornos administrativos y burocratizados como son en los que se desenvuelve la antigua princesa, hoy reina, Leticia.

El tacón de aguja, con alturas que van de los siete centímetros en adelante, son uno de los símbolos femeninos por antonomasia. La mujeres afirman que pese a  no ser muy cómodos para caminar son de gran utilidad a la hora de vestir. Los tacones son utilizados por las mujeres cuando quieren estar y sentirse vestidas. Con ellos muestran un caminar cargado de sensualidad, con pasos cortos que obligan a contonear la pelvis a cada paso. Los pasos se acortan. Este tacón estiliza mucha la figura femenina, trasladan la impresión de unas piernas más largas, las nalgas se muestran más protuberantes, el tobillo queda realzado y la posición del empeine completa la figura, similar a la de una bailarina que está a punto de empezar a volar. La espalda y el pecho también quedan más alineados, la postura, en definitiva, es más erguida y por ello la figura femenina se muestra mucho más estilizada.

Ignacio Bellido formador y antropologo salamanca es autor de la ciencia del consumidor

El tacón, todo una inversión en capital erótico femenino,  es una inyección de autoestima para la mujer, pues con él se sienta más esbelta y más atractiva. Aumenta su confianza en sí misma, la reafirma como mujer y como la mujer que quiere ser. Un tacón no es otra cosa que esa parte de la mujer que no se ve y que ha decidido mostrarse.



1 comentario:

  1. Coincido en que los tacones altos aportan elegancia y sensualidad a la mujer, y poseen una infinita carga erótica y fetichista que agradece mucho la comunidad masculina, pero puedo afirmar, como usuaria que soy de los mismos en determinadas ocasiones, que son para llevarlos un tiempo no muy dilatado, y para no caminar ni estar mucho de pie, porque por cómodos que parezcan al comprarlos, se acaba con un dolor de pies tremendo, y eso no lo ven los hombres que tanto los admiran, pero lo padecemos nosotras, sobre todo cuando los tacones adquieren la altura desproporcionada de los actuales diseños, y lo sé por experiencia, porque poseo una buena colección de ellos. Los adoro lo mismo que los temo, jeje.
    Muy buen artículo, me ha gustado mucho saber esa historía de Catalina de Médicis y del siglo XVIII.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante