lunes, 27 de enero de 2014

La Pantalla que miras puede hacerte Enfermar

El 80% de los españoles hace uso del teléfono móvil en el cuarto de baño

Gérmenes en la pantalla

La invasión de los dispositivos móviles y sus pantallas táctiles en nuestras vidas supone, al mismo tiempo, una exposición a tal número y diversidad de bacterias que corremos el riesgo de agarrar una gastroenteritis de campeonato. En un estudio llevado a cabo en la Universidad de Dakota del Norte en Estados Unidos alerta de que el 15% de los dispositivos móviles poseen bacterias capaces de secuestrarnos en el cuarto de baño.

En la pantalla de nuestro móvil hay más gérmenes que en el inodoro. Lo que se me pasa por la cabeza es, sabiendo que un gran número de usuarios hace uso de su teléfono móvil mientras está en el baño, la cantidad de bacterias fecales que puede contener la pantalla de un smartphone, tablet o iPad puede llegar a ser escandalosa. Si a esto le sumamos la cantidad de veces que moqueamos, la cantidad de veces que la pantalla está en contacto con nuestro sudor, los dedos de diferentes personas que han resbalado por nuestras pantallas, la cantidad de crema hidratante que puede circular por los iconos de nuestras aplicaciones favoritas… Nos lleva a pensar que hay más suciedad en nuestra pantalla que en la suela de nuestros zapatos. Si echamos una vista a contraluz a la pantalla es posible descubrir de qué estamos hablando. 

No mantener una limpieza adecuada de la pantalla de nuestros móvil o tablet pone en peligro la salud de nuestros hijos

Smartphones y epidemias

Los dispositivos móviles que utilizamos son una fuente de infecciones. Una de las razones por las que esto sucede es culpa de los fabricantes de estos aparatos. Los fabricantes nos aconsejan que no hagamos uso de productos abrasivos como el alcohol, amoniaco, limpiadores de cristales, productos de limpieza del hogar… Sino que nos recomiendan y prescriben que hagamos uso de la bayeta seca que, gentilmente, han tenido a bien regalarnos con la compra del dispositivo. La capacidad para eliminar gérmenes de esta bayeta, siento decirlo, es un tanto limitada.

Estamos por tanto ante una situación de emergencia social y sanitaria. Nadie quiere enfermar y todos queremos que nuestro dispositivo móvil nos dure mucho y apenas pierda valor con el paso del tiempo. Queremos que nuestro móvil perdure a riesgo de que nosotros mismos seamos quienes nos quedemos en una situación de riesgo al estar en contacto con esa cantidad de agentes infecciosos. Una posible solución que cada cual puede poner en práctica es lavarse las manos con agua y jabón antes de hacer uso del móvil, tablet o iPad. Quizá sea ir en contra de los propios hábitos de uso de los dispositivos móviles, al primar la urgencia, lo inmediato e impulsivo de su utilización. Pero si uno quiere conservar su salud quizá deba empezar a planteárselo. Sería hacer uso del movimiento slow que apela a lo ventajoso de saber detenerse y mirar con distancia a fin de disfrutar de un presente más prolongado y no tan efímero como el que cada día muchos vivimos.

El miedo que tenemos a los gérmenes, como ya quedó visto hace unos años con la extensión del miedo y la paranoia a la gripe A (H1N1) o los casos por el conocido mal de las vacas locas, nos induce a tomar medidas frente a ellas. ¿Quién se benefició de la proliferación del miedo a la gripe A aparte de la industria farmacéutica? Los fabricantes de jabón de manos. Recordemos que en cada empresa o institución los trabajadores y usuarios debían de estar informados de las medidas de prevención a adoptar para evitar el contagio. La principal de ellas, lavarse las manos con agua y jabón. Así que, esta industria tiene a su alcance una nueva oportunidad de aumentar sus ventas educando al consumidor en la necesidad de utilizar sus productos antes de manipular sus pantallas, con esto logrará aumentar del uso de sus productos y con ello su volumen de ingresos.




La mermelada es un producto del que esperamos esté fresco aún sin saber cuándo fue fabricadaNos gusta vivir en la ilusión de vivir al margen de un mundo contaminado y poblado de gérmenes. Por eso, cuando vamos a un hotel caemos en el engaño de creer que el vaso que encontramos en el baño es nuevo porque está dentro de una bolsa de plástico, que la tapa del inodoro está impoluta porque está recubierta de una tira de plástico, cada vez que compramos valoramos que el producto venga embalado en cientos de capas de plástico, que cuando abrimos el tarro de la mermelada nos sorprenda ese sonido característico que inmediatamente asociamos a frescura aunque lleva meses en el estante del almacén del fabricante más el tiempo en la estantería del distribuidor más el tiempo que haya estado en nuestra despensa.

Para terminar quiero acompañar este post de la canción de los Cinco Tristes Tigres titulada Plástico




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante