sábado, 28 de diciembre de 2013

Hoy Ví una Foto y me Acordé de Mí

Recordamos episodios de nuestra vida más gratos de lo que en realidad fueronLa nostalgia invade nuestros pensamientos cada vez que debemos enfrentarnos a situaciones de crisis o incertidumbre. Dirigimos nuestros recuerdos hacia el pasado, pues éste al haber sido, es estable y recordado con agrado (aunque fuesen tiempos difíciles y agitados como los que podemos experimentar en el presente). Volver la vista atrás nos aporta serenidad, sosiego y aumenta nuestros niveles de seguridad en nosotros mismos. Recordar nos ayuda a recuperar la esperanza y el optimismo con respecto a un futuro que desconocemos.

Recordar es una fuente de bienestar psicológico y emocional.  Al recordar lo que hacemos es una retrospección optimista por la que recordamos experiencias pasadas como si fueran mucho mejores y más agradables de lo que en realidad fueron.  Dicen que no hay nada mejor que morirse para que hablen bien de uno, separarse de la pareja para comenzar a apreciar sus cualidades o, simplemente, volver a casa de esas tediosas vacaciones para que comiencen a ser vista como no tan malas o recordar aquellos objetos que decoraban nuestras casas y que en su día nos parecía horribles para que hoy sean vistos desde el valor de lo vintage.

Los recuerdos nos ayudan a que elijamos el relato de nuestra biografíaTendemos a evaluar el pasado más favorablemente una vez que ha sucedido que mientras disfrutábamos (o no) de la experiencia cuando era presente.  En cada recuerdo (siempre que aquella experiencia que recordamos fuese vivida como algo mínimamente positivo) elegimos la información y los datos que emplearemos para construir su relato. Eliminamos los aspectos negativos o desagradables haciendo de la experiencia recordada algo mucho más agradable. Con cada recuerdo lo que hacemos es reescribir de nuevo la historia, nuestra biografía, y cada vez nos la contamos de una manera que tenderá a ser visto, cada vez, como algo más emocionante y positivo. Llegaremos incluso a incorporar elementos en el recuerdo (personas, situaciones, objetos…) que no estuvieron allí cuando la experiencia fue vivida.

Los objetos del pasado nos permiten revivir las emociones que entonces experimentamosNos gusta vivir en el pasado. Cuando se llega a la edad adulta y nuestro cerebro madura por completo (alrededor de los 25 años) las conversaciones hablan de experiencias pasadas, no muy lejanas, como si fuesen de un pasado remoto que se recuerda con añoranza y mucho afecto. Un ejemplo de cómo nos gusta recordar el pasado es el éxito que ha tenido la página web Yo Fui a EGB en la que se hace un recorrido por los objetos que poblaron la infancia de los niños de los años setenta, ochenta y noventa.

Valoramos como mejores objetos del pasado que siendo sinceros no soportarían la comparación con los del presenteEl éxito de Yo Fui a EGB se debe a que, en unos tiempos de crisis como los actuales, nos permite volver la vista atrás y recuperar momentos de nuestra vida en los nos sentíamos libres, vivíamos despreocupados, nos permite sentirnos jóvenes de nuevo y revivir un conjunto de emociones que estaban presentes cuando todo parecía ir bien.


Cierto es que los juguetes con los que crecimos no eran tan perfectos como pueden ser los juguetes de hoy, los libros de texto dejasen mucho que desear, nuestras series de televisión y películas favoritas vistas desde hoy parezcan ridículas. Aún así, el éxito de la nostalgia y productos como Yo Fui a EGB, está en que nos permiten recuperar la edad que interiormente cada uno de nosotros creemos tener, aunque nuestro DNI, cada año que pasa, nos diga otra cosa completamente distinta.

Nuestra edad interior no se corresponde con la edad que refleja nuestro DNI

Para terminar, estando tan nostálgicos, qué mejor manera que hacerlo con una canción del grupo británico The Beatles (¿os suena?) A little help fo my friends que en la reconceptualización que hizo de ella Joe Cocker llegó a su cénit gracias a ser la canción con la que empezaba la serie Aquellos Maravillosos Años.



2 comentarios:

  1. Cualquier tiempo pasado no fue mejor, simplemente recordado peor pero para bien.

    ResponderEliminar
  2. Es muy importante recordar de donde venimos y repasar las pintas que teníamos entonces. Pasamos por muchas etapas y lo bonito es vivir a tope el camino.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante