lunes, 7 de octubre de 2013

Nuestro Olor a Sexo

Las feromonas humanas son el perfume que puede despertar el deseo en otra personaEl sentido del olfato juega un papel decisivo en nuestras vidas, es un aspecto clave en la creación y en la gestión de las relaciones de pareja como ya vimos en "Comunicación Química: El Olor de mis Sentimientos", hoy nos ocuparemos de su importancia a la hora de juzgar el atractivo de un hombre. En una sociedad centrada en la imagen, en la estética y la imagen personal sobrevaloramos la importancia de lo que percibimos visualmente minimizando la trascendencia del resto de estímulos que llegan a nuestro cerebro. Bien es cierto que los hombres tratan de identificar en las mujeres sinónimos de fertilidad a través de sus rasgos y formas corporales: valora que proporción de cintura-cadera alrededor del 70%, se siente atraído por los ojos grandes, los labios carnosos, en definitiva, símbolos de fertilidad. Por su parte las mujeres aprecian como atractivos a aquellos hombres que poseen altos niveles de testosterona: tosquedad en sus rasgos faciales, …

Aún siendo importantes parece que la elección de pareja es más una cuestión de olfato. El estudio “MHC- dependent mate preferences in humans” realizado por la Universidad de Lausana en Suiza trató de ver la influencia que el olor de un hombre puede afectar a la valoración de su atractivo por parte de personas del sexo opuesto. ¿Cómo valorar el atractivo de un hombre como referencia únicamente su olor corporal? Oler camisetas sudadas. Casi 50 mujeres tuvieron este “privilegio” de oler diferentes camisetas que previamente habías sido sudadas por varios hombres. Su propósito, indicar qué camisetas olían mejor y cuáles peor.

Nuestro olor corporal es todo un objeto de deseo sexualLos resultados del experimento llevaron a  Claus Wedekind , zoólogo coordinador del estudio a la siguiente conclusión. Las mujeres prefieren el olor de las camisetas de los hombres  que poseen un complejo de histocompatibilidad o major histocompability major (MHC) diferentes del suyo. El MHC, en una simplificación tan exagerada como peligrosa, son un conjunto de genes relacionados con nuestro sistema inmunológico. La explicación que Wedekind da a esta elección es que eligiendo a una persona con un sistema inmune diferente al propio, combinándolos a través de la reproducción, aumentarían notablemente las posibilidades de supervivencia  de sus descendientes.

Las mujeres por tanto, rechazan el olor de aquellos hombres que les recuerdan a sus padres o hermanos porque identifican un MHC muy similar al suyo. Pero hay ocasiones en las que las mujeres eligen en base al olor de manera inversa. Cuando toman la píldora anticonceptiva las mujeres eligen a hombres cuyo olor asocian sus familiares más próximos. La razón está en que la píldora anticonceptiva las sitúa en una situación de “embarazo simulado” en cuanto a los niveles de ciertas hormonas como el estrógeno en su organismo. Así, las mujeres, que toman la píldora no eligen una buena pareja en términos genéticos. Aunque, también es cierto, si la toman es precisamente para evitar que éste lo sea.

Nos cuesta creer que somos seres tan primarios, que nuestras decisiones sean producto de condicionantes tan irracionales. Más aún cuando se trata de hablar de la elección de nuestra pareja. Nadie reconocería que eligió a su pareja por su olor corporal, sino que hacemos referencia a su inteligencia, su sentido del humor, su belleza, sus continuas muestras de afecto… Justificaciones que elaboramos a posteriori aún sin saber qué despertó el deseo sexual hacia esa persona. Apelamos, entonces, a argumentos que no comprometan nuestra capacidad de raciocinio.


El descubrimiento de este estudio y las conclusiones a las que llega me han llevado a considerar la conveniencia de comenzar a seguir nuevas cauces de acción. Por una parte creo que a partir de ahora debo reducir mis hábitos de higiene a fin de que mis feromonas invadan los escenarios que frecuento. Aumentaré mis probabilidades de éxito en despertar el interés sexual en las personas del sexo opuesto. En segundo lugar, debo realizar un trabajo de observación detallado y riguroso de cuáles son los criterios de elección de pareja de mi perro para encontrar el patrón de éxito teniendo en cuenta su facilidad para establecer encuentros sexuales sin apenas mediar palabras.

6 comentarios:

  1. Yo creo que más que todos esos factores que en conjunto juegan un papel muy importante en la elección de pareja, hay un facto que que creo que aún no sea a descubierto, es ese, de por que me gusta esa persona si físicamente no es de mi gusto, o por que me gusta si es fea, y no dentro del estereotipo que siempre he querido o he tenido, creo que es muy complicado. Buen día.

    http://asdrubal73.blogspot.com.es/?m=1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu aportación Asdrubal. Tienes razón a lo hora de afirmar que entran en juego muchos factores a la hora de elegir pareja, en este caso, sólo quería que valorásemos la incidencia del olor en una elección tan relevante para nuestras vidas como es la de una pareja. Gracias por tu participación

      Eliminar
  2. Pero si es que en estos tiempos nadie tiene el sentido del olor desarrollado, bueno mi perra si lo tiene, huele todos los rastros de los otros perros, no le hace falta verlos, a veces se le pega la nariz y pienso " ese le ha gustado", je, je....pero nosotros como vamos a oler a otras personas con los perfumes, cremas, champús, es imposible oler los feromonas de nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no deberías subestimar nuestras capacidades perceptivas. Tienes razón en el sentido de que con la cantidad de productos cosméticos que a día de hoy utilizamos nuestro olor tiende a quedar en un segundo plano. Para este caso, la valoración del atractivo de un individuo quizá tendríamos muchas dificultades. Sin embargo, aunque parezca mentira, pese a la utilización de todos esos productos, cuando ya tenemos afianzada una relación somos capaces, sólo por el olor, de conocer el estado de ánimo de esa persona con la que convivimos. No es magia, es comunicación química, es nuestra capacidad de oler los sentimientos. Puedes saber más en "Comunicación química: el olor de mis sentimiento" o siguiendo este enlace http://www.elefectobellido.com/2012/03/comunicacion-quimica-el-olor-de-mis.html

      Eliminar
  3. Quimica.. perfumes : Bernarda olè!
    Morando

    ResponderEliminar
  4. Tengo 45 años y he tenido muchísimas relaciones, la verdad muchísimas y puedo afirmar que varias veces mis parejas me dijeron: "hueles rico" vivo en Praga hace muchos años y pienso que mi olor le llega a las checas. Una de ellas recuerdo que durante el sexo pegaba fuertemente su nariz a mi rostro sobretodo en la región alrededor de la boca y aspiraba como un sabueso cuando está rastreando. Una de las mujeres de las cuales me enamoré mucho tenía un olor inigualable, delicioso, su cara olía, su cabello, sus axilas, sus pechos, su vientre y su sexo que era lo que más rico olía, eran como una serie de olores cada uno específico pero que todos ellos se conjugaban en uno fuerte que lo tenia en su vagina, olía a dioses..... me ha ocurrido que una mujer a primera vista fácil de ligar para mí no me daba ninguna oporunidad, ni se interesaba a pesar de estar sola y buscando pareja, creo que mi olor no le llegaba del todo. Buen artículo y recomiendo bañarse bien y comer mucha fruta que eso influye en nuestro olor, inclusive el sabor del semen (las mujeres me lo han dicho).

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante