miércoles, 30 de octubre de 2013

Según cómo me Beses te seguiré Besando

Vivimos rodeados de besos. Besamos a las personas que amamos, besamos a nuestros hijos, besamos el cuerpo de los difuntos antes de ser enterrados, besamos como una fórmula de cortesía en un encuentro social…Los besos nos ofrecen la posibilidad de conectar emocionalmente con otras personas, son una fuente de sociabilidad. El beso considerado como algo íntimo que dos personas que buscan conectar comparten y que casi todos recordamos: el 90% de las personas recuerdan con más claridad y precisión la situación, con quién, cuándo y dónde se produjo su primer beso que sus primeros encuentros sexuales. Los besos impregnan nuestra memoria.

Pocas cosas divierten tanto a los humanos como besarse y sin embargo, continua siendo algo misterioso y desconocido: hay culturas que piensan que el beso debe ser perseguido penalmente, otras en las que era considerado una práctica caníbal y algunas que creen que mediante un beso pueden robarnos el alma. Aún así estamos deseosos por conocer y experimentar la magia que rodea un beso. Los besos son algo adictivo, como una droga, nos gustan porque encienden nuestro cerebro y dan rienda suelta a nuestra creatividad al reducirse nuestros niveles de estrés. Pero, ¿por qué besamos?

A esta pregunta muchos investigadores han tratado de encontrar respuesta, los últimos pertenecientes de la Universidad de Oxford, han explorado la función del beso en las relaciones amorosas.  El estudio, publicado en Archives of Sexual Behavior, en el que han participado 308 hombres y 594 mujeres de edades comprendidas entre los 18 y los 63 años, los investigadores han llegado a la conclusión de que  empleamos los besos para evaluar a nuestros candidatos a pareja y, en base a ellos, mantener o no la relación.
La otra hipótesis planteada a lo largo de la investigación sobre la función del beso:  es utilizado para aumentar la excitación sexual y como preparación para el coito, quedó descartada. Las informaciones recogidas de los participantes no mostraban indicios de que la búsqueda de la excitación sexual sea el principal motivo por el que nos besamos.


A los participantes se les preguntó acerca de sus actitudes hacia el hecho de besarse en las diferentes etapas de una relación de pareja. Se les preguntó sobre su propia historia sexual: si tenían tendencia a mantener relaciones esporádicas o hacia relaciones de largo plazo. También se les pidió que evaluasen su propio atractivo, es decir su “valor” como pareja sexual.  En base a las respuestas obtenidas a estas preguntas los investigadores descubrieron cómo las diferencias individuales afectan los pensamientos de una persona a la hora de besar.

Hay quienes sugieren que los besos, en los inicios de una relación, sirven para que dos personas, hasta entonces consideradas extrañas,  tengan la posibilidad de romper la barrera social de 75cm de distancia e introducirse en su zona íntima. Con esta cercanía física se consigue que mientras sus rostros permanecen juntos se transmitan, a través de las feromonas, mucha información el uno al cerebro del otro. Los besos nos sirven para evaluar el potencial como pareja sexual de la persona con quien nos besamos.

Si analizamos al detalle cómo nos besamos descubriríamos que dos de cada tres personas giramos la cabeza hacia la derecha, la razón está en que el 80% de las madres acunan a sus hijos contra su costado izquierdo por lo que los bebés han de girar su cabeza hacia el lado derecho para obtener el alimento y encontrar el contacto maternal. Después de girar la cabeza juntamos y presionamos los labios, si observamos con detenimiento descubriríamos que nuestros labios son muy diferentes de los del resto del reino animal: carnosos y vueltos hacia fuera, lo cual nos brinda la posibilidad de recibir una mayor información proveniente de los sentidos ya que el área cerebral dedicada a procesar la información de los labios y la lengua es mucho mayor que las de los genitales y los pies. Por último, el beso pone en funcionamiento todos nuestros músculos faciales más otras más de 100 relacionados con la postura corporal, y se produce un intercambio de saliva a través del que intercambiamos microbios, olores y sabores que activarán o no nuestra sexualidad.
Tengamos en cuenta estudios anteriores mostraron que el 66% de las mujeres y el 59% de los hombres no comenzaron una relación romántica por el desencanto experimentado con el primer beso. Queda claro, creo, que los besos los utilizamos como una fuente de información mutua.

Los participantes en el estudio destacaban que los besos en la boca son más importantes en las relaciones esporádicas antes de mantener el encuentro sexual, pierden importancia durante el coito y apenas tienen relevancia una vez terminado. Menos importancia aún se le concede cuando el encuentro no se produce con la intención de llevar a cabo una conducta de apareamiento.


Un interrogante que se plantea es acerca de quiénes se muestran más exigentes a la hora de seleccionar la mejor pareja sexual posible (mejor dotación genética, están sanos y en forma). Las primeras son las mujeres, seguidas de los hombres que se consideran a sí mismos como muy atractivos y, por último, las mujeres y hombres que priman el sexo esporádico a las relaciones prolongadas. Estas personas indicaron que el beso es importante, pero lo es especialmente en el inicio de la relación, seguramente porque la forma de besar del candidato o candidata sea una forma de evaluar rápidamente su idoneidad como pareja sexual. Después de los primeros besos, estas personas, mostraban una mayor tendencia a cambiar la opinión que habían hecho previamente de la persona con quien se iban a besar. “Si no me gusta el primer beso me olvidaré de ti”.

Pero no todo el mundo sigue este criterio de evaluación para evaluar a sus candidatos a pareja sexual. Los hombres que se consideran a sí mismos como poco atractivos y los hombres y mujeres que buscan una relación estable apenas le dan importancia a los besos durante las primeras citas. Para estas personas los besos tienen una menor connotación sexual y les atribuyen la misma importancia en cualquiera de los momentos en los que éstos aparezcan, independientemente de que sean anticipadores del encuentro sexual o no.


Un dato importante entre los participantes que se recabó en el estudio mostró, entre aquellos que se encontraban con una pareja estable, que a mayor frecuencia de besos  mayores índices de felicidad mostraban los participantes. Los besos en las relacionesestables de pareja se convierten en transportadores de emociones, cuanto más besos más emociones son intercambiadas y más oportunidades de mantener la conexión emocional entre sus miembros sin necesidad de llegar al coito.

Sigamos, cada uno de nosotros, como dice Zenet buscando cada cual "Un beso de esos"


Aquí te dejo unos enlaces relacionados con esta temática
sexualidad
comunicación no verbal
sentimientos

lunes, 28 de octubre de 2013

Cuánto me cuesta Enamorame de ti

Invertimos mucho esfuerzo y energía en enamorar a otra persona
En todas las culturas el enamoramiento, la parte más pasional del amor, se expresa y manifiesta de forma muy parecida. Sin embargo, el modelo para perpetuar una relación en el tiempo no es tan homogéneo por lo que los procedimientos son muy variados. Las costumbres, las normas sociales y las disposiciones legales que tratan de estructurar un modelo de relación efectivo y beneficioso da lugar a procedimientos muy variados.

El programa de televisión “Palabra de gitano” muestra como en la cultura gitana las pautas de relación de pareja son muy diferentes a las que estamos acostumbrados a ver, tanto en los rituales de cortejo como de compromiso, las pautas de comunicación entre los miembros de la pareja, la pauta de residencia una vez producido el matrimonio y la edad en la que éste se lleva a cabo.

El antropólogo David M. Buss en su libro “La evolución del deseo”, tras estudiar numerosas culturas y sus pautas de relación de pareja llega a la conclusión que los problemas a los que cualquier pareja se enfrenta son “universales” (celos, hastío, falta de sexo, ausencia de recursos…) pero los modos para resolverlos son locales. El 90% de la población considera que para alcanzar la felicidad establecer una buena relación de pareja es algo fundamental. Esta importancia que tiene para el ser humano las relaciones de pareja me plantea un interrogante. Si tan importante es para la especie ¿cómo, durante tantos millones de años de evolución, no hemos sido capaces de crear un modelo que garantice la supervivencia del amor? Considerándonos tan inteligentes y habiendo resuelto tantos problemas de adaptación al entorno las relaciones de pareja nos siguen resultando un enigma.


Una respuesta o justificación a que no hayamos resuelto este enigma nos lo puede ofrecer un concepto empleado en economía, se trata del llamado coste de oportunidad. Quizá, al formar una pareja y tratar de perpetuarla, el proceso de toma de decisiones influye más de lo que pensamos. Tomamos decisiones para resolver problemas, la elección de pareja no deja de ser un problema que nos genera numerosos quebraderos de cabeza. En la elección de pareja, como en cualquier decisión, incurrimos en ese coste de oportunidad: el resultado o el beneficio al que hemos renunciado por elegir el beneficio derivado de la decisión finalmente adoptada.

La elección de pareja  es un primer momento una decisión plenamente instintiva y primitiva, lo cual va en contra de la racionalidad en la que somos educados. Este coste se hace especialmente presente en los episodios conflictivos que en toda relación se atraviesan: el tiempo que hemos dejado de dedicar a otras actividades que considerábamos placenteras, la chica o el chico que nos guiñaba el ojo y que tenía un mayor atractivo físico que nuestra pareja, las veces que hemos rechazado las propuestas de salir a cenar de algún compañero/a de trabajo…

Estas situaciones de crisis pueden ser breves en el tiempo o, por el contrario, dilatarse. Cuanto más se alarguen en el tiempo mayor probabilidad de que aparezcan pensamientos destructivos y mayor su grado de incidencia al tener continuamente presente que el coste de oportunidad en que hemos incurrido es mayor al beneficio que hemos obtenido.  La duda acerca de lo que hubiéramos sido capaces de conseguir si no hubiésemos tenido pareja, la certeza de que habríamos sido capaces de encontrar otra pareja más guapa, más inteligente, con más sentido del humor que la actual pareja… conducen a que los pilares de la relación estén totalmente resquebrajados. Le damos tanto valor a esos costes incurridos que obviamos el hecho de que los calculamos meramente en base a suposiciones, estimaciones y evaluaciones meramente subjetivas y que, por ello, pueden estar muy equivocados.


La conciencia de posibilidad que va asociada al coste de oportunidad produce que nos encontremos continuamente en una situación de incertidumbre. Al carecer de un modelo de normas y costumbres acerca de cómo afrontar una relación de pareja en el tiempo, tomamos como referencia los modelos que se nos presentan más cercanos: la relación de nuestros padres, parejas de amigos… lo cual nos deja un espectro un tanto limitado. 


Hollywood no nos ayuda en este sentido, no nos habla de cómo perpetuar una relación, sino que se centra en mostrarnos infinidad de modelos para los albores de la relación en los que los encuentros están dominados por la pasión y el enamoramiento.  Hollywood renuncia a mostrarnos qué es lo que pasa y qué hacer después de esta primera fase y así ayudarnos a resolver situaciones específicas. Es cierto que serían necesarios kilómetros de metraje para crear las películas más rutinarias y previsibles que jamás se hayan hecho. No es algo rentable para la industria cinematográfica. Sin embargo, podría ser una enorme contribución al desarrollo de la especie.


miércoles, 23 de octubre de 2013

Tu desWertgüenza me avergüenza

Dedicarse a la docencia, fuera de la enseñanza universitaria, no tiene relevancia social. Los maestros de infantil, primaria y secundaria son considerados funcionarios cuya misión es tener bajo control y fuera de los espacios sociales visibles a la nueva generación. La degradación de la figura del maestro puede deberse a que tendemos a creer que su labora la puede desempeñar cualquiera, solo que muchos no se dedican a ello porque consideran que hay otras profesiones con las que poder enriquecerse en mayor medida, no tener la capacidad de esfuerzo suficiente para opositar o simplemente que ya se tiene suficiente con custodiar a sus propios hijos como para encima tener que educar a los hijos de otro.

Esta idea de que la docencia y la labor pedagógica es tan sencilla y que, como en el fútbol, todos tenemos la posibilidad de opinar y lanzar nuestras proclamas cambiando continuamente el rumbo con los mismos modos de circo romano que se ven en los estadios cada fin de semana. Me sorprende, indigna y abochorna ver como muchos de los padres y madres, tras dejar a sus hijos en el colegio, se reúnen para cuestionar la labor de uno u otro profesor desde el primer día de curso, el entredicho en que se encuentra su labor profesional.

El continuo cuestionamiento y la negación de las capacidades de nuestros docentes tiene su reflejo en la clase política. ¿Cómo es posible que se apruebe una ley educativa que los encargados de llevarla a la práctica cuestionan? ¿Por qué se elabora una ley en la que esos mismos profesionales apenas pueden participar en su redacción? ¿Cómo se pretende elaborar un plan de acción que pretende corregir déficts y problemas actuales sin la presencia de aquellos que a diario conviven con ellos y tratan de ponerle remedio? La verdad es que no logro entenderlo ni quiero aceptarlo. Creo que a partir de la educación y la labor educativa de todos los agentes sociales, no sólo de las instituciones sino con la participación de cada ciudadano, es posible construir un proyecto de futuro seguro,, basado en el desarrollo y en la seguridad de que somos capaces de avanzar. Por el contrario, la clase política y dirigente ha confinado al ciudadano al rol de espectador constante, sin capacidad de intervención, lo peor es que hemos aceptado que sea así.

Esta semana de huelgas generales en educación ante la inminencia de una nueva Ley de Educación, no puedo añadir más de los argumentos de los que ya se lanzan, sino que únicamente puedo apoyarlos y defenderlos. Ante esta nueva ley me rebelo porque se está poniendo en peligro el único patrimonio que no podemos secuestrar ni usurpar al ser humano: su conocimiento. No puedo tolerar ni quiero tolerar que nadie pueda, alegando razones económicas, privar a nadie de su deseo de aprender y descubrir, es decir, de desarrollarse. Me niego y rechazo que también se trate, a través de la abundancia informativa, se me prive de algo que es únicamente mío: mi memoria.

El mejor juicio al quehacer del ministro de Educación Jose Ignacio Wert lo hizo Shakespeare en su obra Julio César en boca de Bruto “Es regla que la modestia sea la escalera que utiliza la joven ambición y que hacia ella vuelva la mirada el que busca ascender; más una vez alcanzado el último peldaño, entonces a la escalera vuelve las espaldas, y mira hacia las nubes despreciando los bajos escalones por los que subió”.

Hasta ahora solo he opinado, seguro que empleando argumentos fácilmente desmontables. Hoy quiero que la voz y el argumento de más peso acerca de lo que sucede con esta nueva ley educativo y los argumentos bajo la que es construido los ofrezca alguien que sufre de primera mano su aplicación. Se trata de mi gran amigo Juan Andrés García, quien después de aprobar la oposición a maestro de Educación Física ,con una de las mejores notas en la Comunidad de Castilla y León, ve como las posibilidades de cumplir su sueño de poder educar a nuestros jóvenes son más difíciles que nunca.  A esto hay que sumarle que, tras prestar sus servicios al año pasado en las actividades extraescolares de varios centros, ve cómo las tres últimas nóminas aún no las ha percibido. Creo que no hay nadie más válido para dar su visión del problema educativo que él mismo, este es su análisis:

"No suelo hacer comentarios en las redes sociales (porque están para socializar y compartir buenos y no tan buenos momentos con amigos y familiares, no para discutir y hacer imponer criterios pseudopolíticos a los demás a través de "corta-pega", de compartidos y otras papanatadas) pero hoy ya no puedo más...

La secretaria de Estado, Montserrat Gomendio, manifestó, entre otras incongruencias que "el colectivo de docentes tiene un puesto de trabajo asegurado y que, sin embargo, los padres se están enfrentando a unas tasas de desempleo muy elevadas" Esta señora, cuyo currículum estoy investigando, no sabe que hay miles de docentes, maestros y profesores que están en el PARO. Docentes sobradamente preparados (y no lo digo por mí, porque aún me considero un aprendiz) que se encuentran sin trabajo porque:


  • Los ratios de maestro-alumno han aumentado desproporcionadamente. Esto va en contra del principio de atención individualizada de nuestros alumnos con la que los políticos se llenan la boca.
  • Porque no se cubren las bajas. En algunos colegios pasan semanas sin docentes que sustituyan a los que están de baja, lastrando al grupo o grupos de alumnos que dicho maestro atiende.
  • Porque muchos, como yo, hemos apostado por estudiar y formarnos para poder impartir enseñanza, lo que implica aprobar una oposición para ciento y pico plazas, y después de darlo... lo único que recibimos a cambio es una patada en el culo.


Han de saber, todos esos padres a los que se refiere la Secretaria de Estado, que todos estos ejemplos y muchos más, son los que no permiten dar una educación de calidad a sus hij@s (no todos los mejores maestros tienen su plazo o están trabajando, muchos de los que conozco luchan cada año para poder mejorar, trabajando donde les ordenen y formándose a la vez, mientras que otros se han apoltronado en su plaza o posición y no se esmeran por mejorar aunque el sistema se lo permite), una atención personalizada (cada vez hay más niños con necesidades especiales y menos docentes, pedagogos y especialistas para tratarlos), la equidad e igualdad (porque estoy harto de ver colegios públicos con innumerables servicios y posibilidades mientras que muchos colegios rurales apenas tienen calefacción para afrontar el invierno)

Además, la Secretaria indica que las manifestaciones son únicamente por motivos económicos. La realidad es distinta, mal que le pese, pues conozco muchos amigos y profesionales que trabajan en centros públicos, y os puedo asegurar que apenas hablan o se quejan de tener el salario congelado desde hace cuatro años o de que se le haya suprimido la paga de Navidad (podrían hacerlo pues están en su derecho). Se quejan de cosas como las que acabo de comentar y otras como el exceso de alumnos, la falta de personal y servicios, el exceso de papeleo que obliga a perder tiempo en vano. en resumen, de la falta de coherencia de los que mandan. Os puedo asegurar que es de esto de lo que hablan.

Esta nueva ley no lo va a mejorar. Es más que claro.

Por primera vez todos los grupos de oposición votan en contra de una ley educativa. Por primera vez todos los sindicatos, generalistas y educativos están en desacuerdo con esta ley y llaman a la huelga. Por primera vez los centros privados y concertados se suman a las manifestaciones.
Dimite Wert... y tanta paz lleves como descanso dejas.

Dicho esto, cada uno que alimente su cerebro como quiera. Al menos este país es libre para ello".



lunes, 21 de octubre de 2013

Cómo saber si te caigo mal

Por educación, cortesía y por no poner en entredicho nuestras habilidades sociales, todos, en alguna ocasión, hemos fingido que nos cae bien una persona cuando en realidad no es así. Silenciamos verbalmente nuestra verdadera opinión de esa persona. Pero nuestro lenguaje gestual o comunicación no verbal nos traiciona al convertirse en el delator de los verdaderos  pensamientos acerca de esa persona que albergamos en nuestra cabeza.

¿Podemos saber si alguien está con nosotros únicamente por compromiso y no por un verdadero deseo de gozar de nuestra compañía? Claro que sí, únicamente necesitamos convertirnos  en muy buenos observadores y prestar atención a los pequeños detalles. Si dirigimos nuestra atención al lenguaje no verbal podemos ser capaces de adaptar nuestros mensajes y comportamientos hacia  esta persona que hemos descubierto que nos rechaza. De esta menara nuestras habilidades sociales y comunicativas se tornarán más eficientes ya que sabrán gestionar mejor la situación en la que el encuentro se produce.

Los gestos son la clave de la comunicación no verbal
Desde el primer momento de la interacción podemos descubrir si realmente le caemos mal a la persona con la que interactuamos. Una primera señal es visible a distancia, simplemente prestando atención a su reacción en el momento en el que detecta nuestra presencia. Si, nada más vernos, esta persona se toca el pelo hacia atrás, indistintamente que sea hombre o mujer, nos encontramos ante una señal positiva pues es un reflejo del recuerdo positivo que guarda de nosotros.



Otra señal positiva sería que nos haga un saludo abierto que muestra el deseo de ser vista por nosotros. Sin embargo, si las ganas de vernos brillan por su ausencia tratarán de pasar desapercibidos para ver si pueden evitar el encuentro. Todos los gestos de expansión, de ganar volumen, de ocupar una mayor cantidad de espacio y ocupar el campo visual de la otra persona debemos considerarlos como gestos positivos.

La forma en cómo nos saludan a distancia es señal de la simpatía que despertamos

En las distancias cortas la cara se convierte en el reflejo del interés que despertamos. Si nuestro interlocutor continuamente aparta su mirada y la dirige hacia otra parte nos está lanzando una señal clara de que no le despertamos el menor interés: mirando hacia fuera y observando continuamente a las personas que pasan alrededor. 
La dirección de la mirada es una pieza clave en la comunicación

La presencia de una sonrisa rígida, poco expresiva, que intenta ser amable también es una señal evidente de fatalidad ante el encuentro. Incluso morderse el labio también puede ser interpretado como una señal de inquietud, de tensión y ansiedad que la situación ha desencadenado, gesto que, de venir acompañado de un rápido pestañeo es sintomático de lo desagradable que es nuestra presencia para el otro.

La rigidez de la sonrisa es una clara señal de impostura

La posición de los pies también juegan un papel crucial como delatores de los verdaderos sentimientos que nos invaden, tanto si estamos sentados (piernas cruzadas y dirección de las mismas) como si estamos de pie. Tengamos presente que cuando estamos de pie los pies pueden estar indicando direccionalidad, es decir hacia dónde queremos desplazarnos: puede ser hacia la persona o hacia una vía de escape. Dar golpecitos con el pie mientras hablamos también es señal inequívoca de que le caemos rematadamente mal.


De igual manera, el cuerpo también puede ser el que nos envía señales con su postura y hacia dónde está dirigido, puede que la cabeza nos mire a nosotros pero el cuerpo estar dirigido hacia otra parte. Por último, la próxima vez que os acerquéis a una persona, poner especial atención a la hora de haceros una foto, atended a si la persona a la que os aproximáis da un paso hacia atrás o inclina el cuerpo lejos de nosotros, por mucho que le agarremos de la cintura para fomentar el contacto personal nunca llegaremos más lejos de eso. Y, si, además, sujeta el bolso, el abrigo o cualquier otro objeto que trata de interponer entre nosotros más vale que nos dediquemos a otra cosa mariposa.


sábado, 19 de octubre de 2013

Estar de Moda y Crear Tendencia

Cristiano Ronaldo es un icono de moda como muestra con el uso de estas gafasLa moda, o las modas, están continuamente presentes en los mercados de consumo globalizados. Esta presencia continuada hace que los consumidores se vuelvan esclavos de las modas. Somos seres sociales por naturaleza y como tales, nos volvemos gregarios para optimizar nuestras posibilidades de supervivencia. Necesitamos pertenecer a un grupo para tener mayores oportunidades de acceso a recursos a los que, de otra manera, difícilmente tendríamos acceso. Los comportamientos de consumo nos sirven como estrategia para alcanzar el acceso social que anhelamos.

Aquello que consumimos manifiesta nuestra forma de ser, muestra nuestros gustos, son un reflejo de nuestras preferencias… El consumo es una forma de reflejar nuestra identidad, no sólo la presente, sino la que queremos alcanzar en el futuro.  No debemos tampoco caer en la falsa hipocresía del “me genera rechazo la sociedad de consumo”, “odio a quienes gastan su dinero y su tiempo en irse de compras”… Cada uno se expresa socialmente como quiere y el hiperconsumo o el no consumo son la muestra de algo que nos reporta felicidad. Nuestra relación con el consumo nos ayuda a ser felices porque es un canal por el que expresarnos socialmente.

En el mundo globalizado se habla de los mercados globales, del consumo global, de la posibilidad de encontrar una Coca Cola  en cualquier rincón del planeta , de la tendencia a la homogeneidad por la que los videntes auguran que todos terminaremos siendo iguales. Sin embargo, existe el movimiento contrario, frente a esta tendencia global surge el movimiento de reacción: la localización. La defensa de lo local y lo individual se convierte en una forma igual de válida de expresión: cada uno viste a su manera, sigue una determinada moda y se vale de una serie de herramientas que le permitan formar parte de su grupo de referencia al que ansía pertenecer. Así, la moda nos sirve para manifestar cuál es el grupo del que se desea formar parte o el estatus social que se quiere alcanzar.

Lo queramos o no somos seres sociales  y gregarios por lo que, de alguna manera, siempre estamos sometidos a los vaivenes de las modas y las tendencias dejándonos arrastrar, en mayor o menor medida, por ellas. Satisfacer nuestra innata necesidad de pertenencia obliga a ello. Antes de seguir avanzando y de cara a comprender mejor el tema de este post “Estar de moda y crear tendencia” es necesario que tengamos claro qué es moda y qué es tendencia.

Por tendencia podemos entender el movimiento (más o menos prolongado en el tiempo) producido por la inercia generada por la dirección seguida por los gustos, preferencias y conductas de los consumidores. Una tendencia es el reflejo de un movimiento social. Podemos hablar que durante el siglo XX se produjo un movimiento social que expresaba el deseo de liberación de la mujer de la dominación masculina cuyo reflejo lo podemos ver en la evolución de la ropa interior que han utilizado las mujeres en los últimos cien años, con un punto de partida como puede ser el corsé hasta la irrupción del tanga en el consumo masivo. Al igual que existe esta tendencia otra podría ser la extensión del uso de la tecnología como medio de comunicación personal y social, el cuidado y atención al aspecto físico, el empleo del tiempo de ocio nocturno como un espacio de encuentro y disfrute de la conversación con los amigos… Tendencias que van creando sus propias modas.

los pushup son un producto de modo en los inicios del nuevo milenioUna moda no es más que la expresión de una tendencia que se adapta a la realidad económica social, política y cultural en la que se produce. Una moda surge cuando el seguimiento de una tendencia se convierte, durante un período limitado de tiempo, en una expresión de consumo que alcanza una gran masa crítica. Un ejemplo para cada una de las tendencias citadas podríamos hablar de la extensión de una ropa interior femenina que destierra el corsé y facilita sus movimientos corporales, demanda que se produce con la incorporación de la mujer al mundo laboral y la vida social de las ciudades hasta extensión del tanga o de prendas “inteligentes” como el wonderbra o los pushup con la llegada del nuevo milenio.

En cuanto al aspecto físico, la tendencia de la última década nos muestra la moda de la cirujía estética o el seguimiento de dietas dirigidas y planes nutricionales individualizados en los años de bonanza y su sustitución por un modo más económico de cuidado de la figura como es el running,.

La práctica del running se ha convertido en el deporte de moda
El valor de la imagen puso de moda la cirujía estética

La sustitución de un disfrute del ocio nocturno centrado en la borrachera y la extensión del botellón, por otro más sosegada y la invasión del gintonic…

El gin tonic se ha reinventado para convertirse en la bebida de moda

¿Cómo seguimos las modas? Podemos optar por tres tipos de respuesta: aquellos que se suman a una moda en el mismo momento en el que esta se manifiesta y se hace visible, quienes se apuntan a ella porque el hecho de seguirla habla bien de uno mismo y quienes se apuntan a ella por temor a quedarse obsoletos. Seguir una moda, al fin y al cabo, nos produce el sentimiento de estar en consonancia con la sociedad e interpretar su realidad desde los valores  perspectiva que ella promulga a fin de no tener una visión distorsionada de lo que en ella sucede.

Marlon Brando puso de moda el uso de la camiseta de algodón
Sí, como vengo sosteniendo hasta ahora, seguimos las modas. Lo que es necesario saber es cómo llegan las modas hasta nosotros. Se acusa a la industria y a la publicidad de tener la capacidad de determinar una moda u otra, valiéndose de su capacidad de control de los medios de comunicación y de recurrir a los denominados trendsetter o líderes de tendencia como pueden ser actualmente, deportista como Messi o Gasol o lo fueron en el pasado los actores de Hollywood.

Recurrir a estas figuras ya no garantiza el éxito de una campaña o un producto. La expansión de las redes sociales y su disgregación, es decir, al no estar tan atomizadas en torno a un núcleo central del cuál partía un mensaje único hacen que la figura del trendsetter no sea tan relevante. Lo importante hoy, para garantizar la viablidad de una compañía y que sepa lanzar los productos adecuados o, simplemente utilizar, el canal y el lenguaje más acertados para dar a conocer sus propuestas es poseer un conjunto de ojeadores que vigilen y rastreen todo lo que ocurre en las redes para detectar ideas que, de conectarse, pueden convertirse en un gran éxito. Las técnicas de monitorización permiten destapare identificar estas ideas que fluyen en la red.

Decía Oscar Wilde “no hay nada que dé más libertad que vestirte” y, cada uno, decide me quiero vestir de esto para mostrar una identidad que no pertenece más que a uno mismo. Esta idea tratan de reflejarla los diseñadores, como es el caso de la firma de ropa Yiddish Chutzpah dirigida por la extremeña Gema Alonso. Esta joven firma con su última colección Broken Dolls apela a una actitud como es el descaro para a que, a través de sus diseños, dispongamos de una vía de reafirmación de la identidad, . Aquí os dejo el catálogo de "Broken Dolls" para que lo disfrutéis y un enlace a la tienda virtual de esta joven y prometedora firma Yiddish Chutzpah.

martes, 15 de octubre de 2013

Sexo en una Silla de Ruedas: la Sexualidad Razonada

El sexo para el discapacitado físico es un elemento más de su identidadEl sexo es el principal motivo de preocupación entre los discapacitados físicos. Personas que han sufrido una lesión y que ven cómo han perdido toda sensibilidad en sus miembros inferiores descubren que el placer físico y la sexualidad centrada en los genitales, ya no es posible. Sin embargo, la motivación para mantener viva la sexualidad sigue existiendo, tras una primera y prolongada etapa de renuncia a ella, pues a través de ella ven la posibilidad de aumentar su autoestima viéndose y sintiéndose capaces de dar placer a su pareja y, sobre todo, por el bienestar emocional que le procura compartir una intimidad con otra persona. Una intimidad repleta de gestos de ternura y contacto a través de las caricias.

Perder la sensibilidad  genital como consecuencia de un accidente no es un suceso tan improbable. Simplemente tengamos en cuenta lo siguiente. En caso de sufrir una lesión por debajo de la vértebra T11, nuestros nervios quedan desconectados del cerebro y es imposible la existencia de sensibilidad en la zona genital. Si el daño se produce entre las vértebras T11 y T7 tampoco hay sensibilidad por estimulación cerebral pero, sí hay sensibilidad refleja por contacto físico por lo que es posible la erección y la eyaculación, no experimentado como un orgasmo, como actos reflejos al contacto físico. En caso de dañarse por encima la vértebra T6 la erección y la eyaculación siguen existiendo por contacto físico y se experimenta un llamado “orgasmo fantasma” o “no genital”.

La afectación de las lesiones medulares depende de cuáles son las vértebras que han sido dañadas

El estudio de la Universidad de California  realizado en el año 2004 “Targeting recovery: Priorities of the Spinal Cord Injured Population” (“Prioridades de recuperación fisiológica de los lesionados medulares”) en el que más 600 lesionados medulares manifestaban cuál sería la función fisiológica perdida que recuperarían en primer lugar, ofrece un resultado esclarecedor acerca de la importancia dada a la sexualidad por estas personas. Un 27% de las personas parapléjicas consultadas afirmaban que lo primero que querían recuperar eran sus funciones sexuales, por delante del hecho de caminar o de controlar su aparato excretor. Entre los tetrapléjicos, la recuperación de las funciones sexuales, aparece en segundo lugar sólo por detrás de la recuperación de la movilidad en brazos y manos.

“Vivir en anclado a una silla de ruedas te descarta de la sexualidad, porque hemos sido educados en una sexualidad que se centra en los genitales”, es lo que afirma Francesc Granja, autor del blog hablacadabra.blogspot.com y el libro “Vivir el sexo. El hombre que aprendió a vibrar” . Según su propia vivencia Francesc, narra su experiencia de pérdida de sensibilidad en esta zona, a causa de un accidente,  llevándole a él y a otras personas que se encuentran en la misma situación a abandonar durante un período de tiempo más o menos prolongado su sexualidad.

El estar en una silla de ruedas no impide disfrutar de la sexualidad“Nadie me va a querer en este estado”, “nadie va a querer mantener relaciones sexuales con un parapléjico”, son mantras que el afectado se repite de forma continuada, por lo que se autodescarta como individuo capaz de vivir una sexualidad, su sexualidad.  Superar esta fase implica un proceso de cambio, dejar de lado esa noción instintiva de la conducta sexual, ligada únicamente a la naturaleza del despertar de los deseos. El cambio debe estar orientado a conceptualizar la sexualidad y llevarla a un ámbito cultural en el que nos enculturizamos, para analizar cuáles son los mensajes que se nos lanzan acerca de cómo vivir y experimentar la sexualidad. Descubriremos que están dirigidos a la exploración genital, por lo que la sexualidad únicamente en torno a los órganos reproductores, y tratar de ver si existen otros modos de disfrutar la propia sexualidad: una sexualidad razonada.

Esta otra sexualidad, más razonada, implica una exposición mayor del individuo antes el otro como persona. Requiere una mayor presencia de contactos visuales, una presencia continuada de caricias hacia la otra persona, tocarla, sentirla. La sexualidad razonada consiste en entablar un diálogo a través de un lenguaje común, propio e inimitable que debe crearse, mantenerse y transformarse entre dos personas. Este tipo de sexualidad permite la existencia de más opciones y posibilidades para conectar con los elementos no tangibles o espirituales de la otra persona.


La sexualidad razonada implica mostrarnos al otro, presentarle nuestros miedos, nuestras dudas, nuestras convicciones, nuestras inquietudes, es decir, la creación de un diálogo verdadero. Es, como dice, Francesc Granja buscarnos en nuestra propia genuinidad,  conseguir mediante el diálogo que las identidades de dos personas entren en contacto. Se trata de hacer el esfuerzo por descubrir esas identidades que se han quedado escondidas y ocultas en un segundo plano, aún siendo la verdadera esencia del propio individuo, tras la identidad laboral, matrimonial, parental… Se trata de que uno y otro sientan que pueden mostrarse en total libertad sin temor a sentirse rechazados.


jueves, 10 de octubre de 2013

Blog Recomendado: Sigo Sin Cobrar

Hoy, 10 de octubre, cuando se cumplen seis meses del inicio de una relación laboral en la que una de las partes no ha cumplido sus deberes, la empresa de formación "Formación Castilla y León" ubicada en Valladolid, se ha puesto en marcha un blog "Sigo sin cobrar" que intenta ser un altavoz al que cualquiera que lo desee puede sumarse para realizar su propia denuncia en caso de encontrarse o haberse encontrado en una situación similar.



Hoy ya van 163 días sin cobrar. Desde El Efecto Bellido esperamos y deseamos que nadie se llegue a ver nunca en una situación similar.

lunes, 7 de octubre de 2013

Nuestro Olor a Sexo

Las feromonas humanas son el perfume que puede despertar el deseo en otra personaEl sentido del olfato juega un papel decisivo en nuestras vidas, es un aspecto clave en la creación y en la gestión de las relaciones de pareja como ya vimos en "Comunicación Química: El Olor de mis Sentimientos", hoy nos ocuparemos de su importancia a la hora de juzgar el atractivo de un hombre. En una sociedad centrada en la imagen, en la estética y la imagen personal sobrevaloramos la importancia de lo que percibimos visualmente minimizando la trascendencia del resto de estímulos que llegan a nuestro cerebro. Bien es cierto que los hombres tratan de identificar en las mujeres sinónimos de fertilidad a través de sus rasgos y formas corporales: valora que proporción de cintura-cadera alrededor del 70%, se siente atraído por los ojos grandes, los labios carnosos, en definitiva, símbolos de fertilidad. Por su parte las mujeres aprecian como atractivos a aquellos hombres que poseen altos niveles de testosterona: tosquedad en sus rasgos faciales, …

Aún siendo importantes parece que la elección de pareja es más una cuestión de olfato. El estudio “MHC- dependent mate preferences in humans” realizado por la Universidad de Lausana en Suiza trató de ver la influencia que el olor de un hombre puede afectar a la valoración de su atractivo por parte de personas del sexo opuesto. ¿Cómo valorar el atractivo de un hombre como referencia únicamente su olor corporal? Oler camisetas sudadas. Casi 50 mujeres tuvieron este “privilegio” de oler diferentes camisetas que previamente habías sido sudadas por varios hombres. Su propósito, indicar qué camisetas olían mejor y cuáles peor.

Nuestro olor corporal es todo un objeto de deseo sexualLos resultados del experimento llevaron a  Claus Wedekind , zoólogo coordinador del estudio a la siguiente conclusión. Las mujeres prefieren el olor de las camisetas de los hombres  que poseen un complejo de histocompatibilidad o major histocompability major (MHC) diferentes del suyo. El MHC, en una simplificación tan exagerada como peligrosa, son un conjunto de genes relacionados con nuestro sistema inmunológico. La explicación que Wedekind da a esta elección es que eligiendo a una persona con un sistema inmune diferente al propio, combinándolos a través de la reproducción, aumentarían notablemente las posibilidades de supervivencia  de sus descendientes.

Las mujeres por tanto, rechazan el olor de aquellos hombres que les recuerdan a sus padres o hermanos porque identifican un MHC muy similar al suyo. Pero hay ocasiones en las que las mujeres eligen en base al olor de manera inversa. Cuando toman la píldora anticonceptiva las mujeres eligen a hombres cuyo olor asocian sus familiares más próximos. La razón está en que la píldora anticonceptiva las sitúa en una situación de “embarazo simulado” en cuanto a los niveles de ciertas hormonas como el estrógeno en su organismo. Así, las mujeres, que toman la píldora no eligen una buena pareja en términos genéticos. Aunque, también es cierto, si la toman es precisamente para evitar que éste lo sea.

Nos cuesta creer que somos seres tan primarios, que nuestras decisiones sean producto de condicionantes tan irracionales. Más aún cuando se trata de hablar de la elección de nuestra pareja. Nadie reconocería que eligió a su pareja por su olor corporal, sino que hacemos referencia a su inteligencia, su sentido del humor, su belleza, sus continuas muestras de afecto… Justificaciones que elaboramos a posteriori aún sin saber qué despertó el deseo sexual hacia esa persona. Apelamos, entonces, a argumentos que no comprometan nuestra capacidad de raciocinio.


El descubrimiento de este estudio y las conclusiones a las que llega me han llevado a considerar la conveniencia de comenzar a seguir nuevas cauces de acción. Por una parte creo que a partir de ahora debo reducir mis hábitos de higiene a fin de que mis feromonas invadan los escenarios que frecuento. Aumentaré mis probabilidades de éxito en despertar el interés sexual en las personas del sexo opuesto. En segundo lugar, debo realizar un trabajo de observación detallado y riguroso de cuáles son los criterios de elección de pareja de mi perro para encontrar el patrón de éxito teniendo en cuenta su facilidad para establecer encuentros sexuales sin apenas mediar palabras.