miércoles, 4 de septiembre de 2013

Música de Jazz en el Europeo de Baloncesto

Un equipo de baloncesto funciona igual que una orquesta de Jazz
Ha comenzado el Eurobasket de Eslovenia esta tarde para españa y hemos podido ver en la pista en muchos minutos a Ricky Rubio, Sergio Rodríguez, Sergio Llull, Calderón y Rudy Fernández. Un equipo de bajitos pero repleto de talento e impredecible por lo que estos jugadores pueden llegar a realizar para resolver una jugada embarullada. Actúan como una orquesta de jazz en las que las notas que van a salir de cada instrumento se desconocen al comenzar la actuación pero con una secuencia de ritmos que todos los integrantes son capaces de seguir.

Jonah Lehrer escribió un artículo en la revista “WiredScience” titulado “Baloncesto y Jazz” en el que hace una lectura de cómo aparece la improvisación. Una serie de actos espontáneos en principio carentes de sentido, se suceden y que, instantes después, dotamos de significado e intencionalidad surgen como una manifestación del talento o de una capacidad muy desarrollada gracias al aprendizaje cognitivo.

La inteligencia de juego se encuentra detrás de la capacidad de los bajitos de capturar rebotesEn el texto se hace referencia a un estudio realizado por un grupo de neurocientíficos italianos, "Action anticipation and motor resonance in basketball players",acerca de la captura del rebote en el baloncesto. La conclusión del estudio es que los mejores reboteadores son aquellos que tienen la capacidad de pensar más rápido que el resto de jugadores sobre la cancha. Para ello han de aplicar los conocimientos que han adquirido tras años de aprendizaje y horas de entrenamiento, es lo que se conoce como "Inteligencia de Juego" y que versa sobre la capacidad de tomar decisiones de manera inmediata. Si miramos la lista de los mejores reboteadores en las últimas décadas en las mejores ligas de baloncesto mundiales nos sorprenderá descubrir nombres de jugadores que apenas superan los dos metros de altura como el español Felipe Reyes, Charles Barkley o el extravagante Dennis Rodman , con sus 201cm de altura llegó a capturar 34 rebotes en un solo partido, poblado de piercings y tatuajes fue una figura clave en la consecución de los anillos tanto de los Chicago Bulls como de los Detroit Pistons.



Para Jonah Lehrer el vínculo del baloncesto con el jazz está en que en ambas disciplinas sus creadores han interiorizado un conjunto de patrones que les permiten ejecutar cálculos complejos en un abrir y cerrar de ojos. La práctica continuada y la capacidad de detectar indicios en el lenguaje musical de unos y en el corporal de otros permiten detectar patrones que llevan a poner en práctica la mejor respuesta motora posible para alcanzar el mejor de los resultados. Los músicos para prolongar un diálogo musical coherente y con significado, el reboteador para aumentar las probabilidades de victoria de su equipo al aumentar el tiempo de posesión de su equipo y, así, reducir el del contrario. Una orquesta, un equipo de baloncesto, en definitiva, cualquier grupo de individuos reunidos bajo un propósito, necesita encontrar el ritmo y los indicios que les permita dar con la tecla que les ayudará a conseguir los resultados deseados, es decir, deben construir un "Cerebro Colectivo".

Para terminar, qué mejor que hacerlo con un poquito de ritmo e imágenes gracias a los propios anuncios que publicitan la NBA y que hacen de ella una competición global. Sin duda, imprescindibles estos videos porque "I Love This Game"







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante