sábado, 18 de mayo de 2013

El Portero de Fútbol y la Emoción Deportiva: el Guardián del Estado de Ánimo


El portero es el jugador más diferente al resto que podemos encontrar en un equipo de fútbol. En los últimos meses y, durante los próximos días nos llegaran historias y enredos que tienen como protagonistas a los encargados de proteger las redes de su portería de la amenaza de un balón que  anhela agitarlas. La actuación de Thibaut Courtois, portero del Atlético de Madrid, en la final de la Copa del Rey es un ejemplo de la importancia de un portero a la hora de decantar el curso de un partido hacia la victoria o la derrota. De ser capaz de desatar la euforia y reafirmar la convicción de un equipo en el esfuerzo que están llevando a cabo con sus paradas o, en caso de sucumbir al asedio de los delanteros rivales sumir a sus compañeros en el abatimiento.

En la última final, Courtois fue quien sustentó el estado de ánimo de su equipo, quien mantuvo la viva la llama de la esperanza en la victoria. Cada  nueva intervención era un puente tendido desde el que asediar al ejército blanco. El joven meta belga mostró ayer que está en posesión de las capacidades físicas, con estiradas como la que impidió el tanto del empate de Ozil, y mentales necesarias para sostener a todo un equipo. La parada al alemán mostró al Courtois más primitivo, un ser plagado de instintos que le llevan a lanzarse sobre su presa antes de que la amenaza se convierta en un daño real. Un portero es en gran medida reflejos, como ya había mostrado unos minutos antes ante un disparo a bocajarro de Higuaín. Un portero es la último bastión defensivo en el que descansa el ánimo de todo un equipo, es quien tiene la capacidad de parar el tiempo y encoger el corazón de todo un estadio.


Un portero no es sólo reflejos, sino que es todo un gestor emocional y para ello tiene que conocer y manejar la inteligencia emocional. La actuación y rendimiento de un guardameta está directamente relacionado con su confianza en sí mismo, en su capacidad para concentrarse y en su valor para enfrentarse sin dejarse arrastrar por lo que sucede a su espalda. Un portero es, ante todo, el reflejo de sus dudas. Cuanta más incertidumbre rodee cada decisión de un portero menor será su capacidad para hacerse con el balón, sea cual sea la circunstancia, y mayor su impacto negativo en el estado emocional de sus compañeros y aficionados. Un guardameta que toma sus decisiones desde el convencimiento y la seguridad en lo que hace, sin atisbos de dudas, ayudará a reafirmar la identidad del colectivo que defiende y la certeza de que los intereses que defiende son los ciertos.


Una portería es un lugar en el que quien llega sabe que le espera permanecer en ella largo tiempo. El guardián de los palos debe tener tiempo para conocer la idiosincrasia y el significado de lo que defiende. Permanecer atento e identificar qué lleva a convulsionar a sus aficionados y reducir los síntomas que les agitan. Debe establecer una relación afectiva con el riesgo, aprender a vivir en una situación permanente de conflicto que derivará en esa inevitable locura emocional que invade a quien se pone unos guantes: Higuita y su escorpión en Wembley,


 Jorge Campos cambiándose la equipación de portero por la de su equipo para situarse como delantero centro,

 el Mono Burgos y su peculiar manera de vivir cada partido,

 Kidiaba, portero de la selección del Congo y su particular forma de celebrar los goles...

1 comentario:

  1. El papel del portero es crucial. Y está muy expuesto. Tanto para lo bueno como para lo malo. En otros puestos se puede disimular más una floja actuación, incluso escurrir el bulto del trabajo en equipo pero no en el caso del portero. Si yo hubiera sido jugador de campo y compañero de higuita, después de su escorpión me hubiera acercado y le hubiese dicho algo al oído.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante