miércoles, 20 de marzo de 2013

Reconocimiento y Personal Branding: Tu Perfil Social como Fuente de Recursos


Vivimos rodeados de anuncios publicitarios, incluso nosotros mismos a través de nuestro forma de vestir, los lugares a los que acudimos somos nuestro propio anuncio, somos nuestra propia marca o nuestro personal brand. En nuestra casa, al salir a la calle, en nuestro trabajo una cantidad ingente de anuncios batallan por nuestra atención. Si, en algún momento, nos detenemos a analizarlos podemos descubrir que muchos de ellos  no nos informan de las características del producto que nos presentan. Simplemente apelan, vagamente, a algún tipo de emoción para que la asociemos con la marca que se publicita. El objetivo del anuncio no es que conozcamos el producto sino que se produzca el reconocimiento de la marca.


Las empresas desembolsan grandes cantidades de dinero por anunciar sus productos. Lo paradójico está en el momento en el que descubrimos que realmente no nos informan acerca de sus características, propiedades o ventajas. Las empresas gastan su dinero en darle visibilidad a la marca. Quieren que cualquier consumidor sea capaz de reconocerlas cuando deben tomar una decisión de compra. ¿De verdad resulta útil esta estrategia de promoción?


Debe serlo porque muchos de nosotros hemos caído en la tentación de vendernos y promocionarnos a nosotros mismos y dedicarle horas de nuestro tiempo a esta tarea. Las redes sociales de los medios digitales son el perfecto ejemplo. Las utilizamos para construir nuestra propia marca, es decir, nuestro personal branding. Se han convertido, los diferentes perfiles personales en las redes sociales, en un mensaje de reafirmación y un altavoz para decirle al mundo y a la comunidad que formamos parte de ella y que deseamos participar en su construcción y alterar su funcionamiento.


Sobre todo, se han convertido, las redes sociales, se han convertido en un vehículo a través del cual podemos construir una identidad, ficticia o no, y relacionarnos con el resto a través de ella. Es una vía de democratización de la sociedad y de las relaciones. Pero ¿qué buscamos realmente al construir nuestra marca personal en un perfil social? La respuesta es sencilla: reconocimiento. Buscamos un lugar en la memoria de las personas con quienes interactuamos a través de la red. Con esta presencia en la memoria del otro conseguiremos que éste confíe en nosotros en mayor medida que en un desconocido aunque, no haya habido contacto cara a cara con ninguno de los dos. A través del reconocimiento resulta más sencillo que se nos otorguen cualidades positivas o que se ensalcen aquellas que el otro conoce de mí porque se las he descrito. En definitiva, a través de nuestros perfiles en las redes sociales perseguimos un objetivo económico: acceso a recursos. Bien sea aumentando las posibilidades de encontrar pareja, encontrar personas con gustos afines, optar a un puesto de trabajo o que, en el caso de una empresa, los consumidores reconozcan mi producto en el lineal de un supermercado y me consideren una mejor opción frente a otros productos de los que quizá no haya entrado en contacto.

ENTRADAS RELACIONADAS
"Subliminal: Toma de decisiones en el punto de venta" (enlace)
"Separados pero conectados" (enlace)
"Transferencia de sensaciones" (enlace)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante