lunes, 25 de marzo de 2013

Heurística del Reconocimiento: Intuiciones y Decisiones


Tenemos la falsa creencia de que cuanta más información tenemos mejores decisiones tomaremos. A mayor cantidad de información tendremos más elementos que ponderar y valorar, haremos una gestión más racional de la información, valoraremos los pros y contras para, por último, tomar la mejor decisión posible. A la hora de rellenar la quiniela, cada semana, me guío por este modo de proceder: sigo los noticiarios deportivos, leo la prensa cada día y analiza las trayectorias de los equipos antes de marcar el signo correspondiente. El domingo por la noche, pongo ansioso el teletexto para consultar los resultados y descubro, con mayor frecuencia de lo que me gustaría, que mi pareja ha acertado el resultado de más partidos que yo.

No es posible que esta elevada frecuencia se deba únicamente a una cuestión de azar. Debe existir una explicación que aclare este fenómeno. La encuentro en el libro “Decisiones Instintivas” de Gerd Gigerenzer.  Este autor sostiene que la intuición puede ser mejor herramienta de elección que la razón o cualquier programa estadístico que nos indique qué resultados anotar o a favor de que equipo apostar nuestro dinero. ¿Cómo alguien con menos información puede tomar mejores decisiones que los poseedores de grandes cantidades?


Es porque entra en juego la denominada heurística del reconocimiento aquella que orienta nuestra decisión, nuestras preferencias y nuestras respuestas hacia lo que nos resulta conocido. Por ejemplo, preferimos un producto de marca que hemos visto anunciado en televisión a otro que está a su lado en el lineal y del que no disponemos ninguna información ni referencia. Éste puede ser el motivo que se oculta tras el inexplicable hecho de que mi pareja tenga más aciertos en la quiniela. Ella decide a partir de informaciones parciales y, estas informaciones, le pueden llevar a tomar decisiones idénticas a las que tomarían los más legos en la materia.


Esta capacidad de coincidencia con las grandes mentes se debe a que mi pareja  basa su decisión en el factor que considera más relevante: el reconocimiento. Los expertos, por su parte, lo hacen basándose entre el conjunto de dimensiones que sopesan entre los dos que consideran tienen más peso, ignorando el resto de informaciones. Los expertos deciden basándose en buenas razones. El índice de aciertos de los expertos siempre será siempre alto porque ponen en juego un sistema decisorio de carácter racional. Mi pareja, me enseña que, en ocasiones, seguir la intuición puede ser igual de efectivo aunque, en otras, el resultado puede ser desastroso.

FUENTES CONSULTADAS
GERD GIGERZENGER “Decisiones Instintivas. La inteligencia del inconsciente” Ariel. 2008.

ENTRADAS RELACIONADAS
"Reconocimiento y personal branding: tu perfil social como fuente de recursos" (enlace)
"Percepción, confianza y autoestima: mirar sin ver" (enlace)

2 comentarios:

  1. Estoy leyendo en estos momentos ``Pensar rápido, pensar despacio`` que postula que el pensamiento heurístico es el mas extendido, y como muy bien dices, a veces falla. Nos cuesta pensar en términos estadísticos que es un sistema mas fiable.
    Muy interesante la entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos en la lectura ya que yo también estoy con ese libro entre las manos. Leyéndolo descubres cuestiuones muy interesantes acerca de cómo tratamos de revestir respuestas instintivas de un aúres de racionalidad impostada. Saludos Juanma.

      Eliminar

Tu opinión es importante