martes, 26 de febrero de 2013

Participaciones Preferentes: Desatención al Cliente


Siguiendo con el asunto de las participaciones preferentes que poseo de Caixa Catalunya hoy he intentado utilizar el recurso que desde la oficina se me invitó a utilizar. La directora de la oficina me sugirió que entrase en la página web de la entidad para que, una vez en ella accediera a una plataforma llama Hybridus en la cual puedo dejar constancia de mi reclamación para que pase a dejar constancia de mi situación.

Accedo a la página y una vez en ella soy incapaz de dar con este espacio en el que redactar mi reclamación. Curiosamente, este hecho coincide mientras preparo las clases del próximo mes en las que tendré que impartir el módulo de “Atención al Cliente” dentro del curso Actividades de Venta. Dentro de este curso parte de los contenidos que quiero resaltar en mis alumnos es la importancia de qué puede hacer una empresa para ganarse la credibilidad de los consumidores.


Una empresa que desea ser creíble debe presentarse de forma transparente y honesta, más aún cuando dispone de control y de los medios para conseguirlo. En el caso de Caixa Catalunya esta dispone de su web corporativa, un blog, un servicio de atención al cliente, numerosas oficinas repartidas por la geografía española, un gran número de trabajadores… Junto a estos recursos la entidad recurre a la publicidad y al patrocinio como pudimos observar durante el último campeonato del mundo de motociclismo donde era uno de los patrocinadores principales del piloto Marc Márquez, a la postre vencedor en la categoría de Moto2.


Aun dotados de todos estos medios la entidad no facilita a las personas que se sienten agraviadas por el uso de uno de sus productos financieros, como en mi caso las participaciones preferentes, una vía de sencillo acceso en la cual estar informados al día de su situación. Lo mismo me sucedía tiempo atrás con uno de los depósitos contratados en los que no disponía de la posibilidad de estar informado en el momento que lo desease de los rendimientos del mismo.

En el caso de las participaciones preferentes, me genera mucha impotencia el hecho de observar que ninguna de las entidades financieras que los comercializaron responder por ello. Lo que encuentro inmediatamente al desear información al respecto empleando los motores de búsqueda es información que los propios afectados han volcado en la red y de noticias referidas al asunto pero no encuentro ninguna disculpa pública por parte de los responsables de las entidades financieras. Con lo que simplemente me quedo con la idea en la cabeza de que es imposible que una empresa quiere que la crea cuando me dice que el problema se solucionará si ellos no asumen sus responsabilidades. En definitiva, no puede haber credibilidad sin responsabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante