miércoles, 31 de octubre de 2012

Enfermedad del Difunto: El Mal del Muerto


Existe una enfermedad llamada tiento o enfermedad del difunto que es provocada por el alma de una persona recién fallecida. Esta enfermedad, también conocida como cáncer del muerto o aire del difunto, parte de la creencia de que la cercanía con una persona fallecida, ya sea sea en un velatorio o en el cementerio, convierte a las personas que han estado cerca en potenciales agentes transmisores de una serie de males difícilmente tratables.


En la región colombiana de Boyacá, situada a más de 3000 metros de altitud, se trata de prevenir el contagio de la enfermedad manteniendo lejos de las personas fallecidas a los bebés y a las mujeres embarazadas o que están menstruando, puesto que corren el riesgo de contraer la enfermedad volverse infértiles o de que el bebé que están esperando muera. No se conoce remedio una vez contraída la enfermedad, por eso los habitantes de esta región hacen especial hincapié en tomar todas las medidas de prevención posibles. Las posibilidades de supervivencia una vez contraída la enfermedad, son mínimas, y aquellos bebés que logran salir adelante son considerados como predestinados a hacer algo extraordinario en su vida.

Nairo Quintana, ciclista colombiano del equipo Movistar, contrajo la enfermedad del difunto. La causa, un vecino, quien hacía poco tiempo había perdido a un familiar, acudió a  comprar a la tienda de frutas y verduras de la familia Quintana y, en un descuido, tocó a la madre de Nairo cuando faltaban pocos días para que diera a luz. Cuando Nairo Quintana nació, enfermó. Pasó los primeros meses de su vida acosado por diarreas, sin ninguna luz de vida en sus ojos y envuelto en un olor nauseabundo que recordaba continuamente el alma atormentada del muerto. De nada servían los remedios y preparados que los médicos y curanderos de la zona se afanaban en preparar para recobrar la salud de Nairo y aliviar así el sufrimiento de su familia.

Durante los primeros meses Nairo estuvo cubierto de polvos de hojas y cortezas secas, fue bañado en aguas regadas con infinidad de plantas, le aplicaron cataplasmas de diferentes composiciones. Incluso fue protagonista de varios rituales que tenían como propósito liberarle del alma del muerto a través de ofrendas de diverso tipo que pretendían contentar al penitente. Nada ponía remedio a la enfermedad de Nairo y nadie era capaz de evitar que el primogénito de los Quintana pasara cada día manchado por las heces y la sangre que brotaban de su diminuto y debilitado cuerpo cada vez que reunía las fuerzas necesarias como para ser capaz de toser.

No fue hasta que Eloísa, la mamá de Nairo, hizo caso de los consejos de María ,una mujer poseedora de los amplios conocimientos de las virtudes y aportes de las plantas de los montes colombianos que le legaron a ella y, antes que a ella a su madre y la madre de su madre sus antepasados chibcha. María, que en aquellos tiempos había vuelto a su tierra natal movida por el miedo a la situación de violencia permanente en la que se vivía en la ciudad de Bogotá entre las fuerzas del orden y los miembros del Cárteles de droga. Una infusión, a la que María se refirió como Combitá: elaborada con las raíces de nueve árboles distintos, una pieza de arracacha o zanahoria blanca y u puñado de la tierra natal de Nairo. Curiosamente, el pueblo natal del pequeño Nairo y de la infusión que María tenían el mismo nombre lo cual llamó la atención de Eloísa pero no despertó su curiosidad.


A los pocos días de comenzar a tomar la Combitá siguiendo las instrucciones que María le dio a la familia antes de partir, la mejoría de Nairo se hizo evidente. Los sangradas y la diarrea cesaron, el sufrimiento y el dolor se alejaron del hogar de los Quintana por la misma senda por la que María se marchó el día que abandonó la vereda de La Concepción. Pasado el tiempo era frecuente ver corretear a los cinco hijos de los Quintana por los prados y los pastos del monte de El Moral. Allí Nairo se divertía y jugueteaba sin cesar con sus hermanas Layda y Esperanza.

No todo fue felicidad a partir de entonces en la vida de Nairo, sino que, como cualquiera que tiene la osadía de nacer en una región como Boyacá, más aún, en pueblecito como la Vereda de La Concepción, es el sacrificio y el esfuerzo por llegar al siguiente día el que trazan la existencia. Los papás de Nairo siempre quisieron darles a sus hijos la educación de la que ellos no pudieron disfrutar. Querían brindarles a sus hijos la posibilidad de disfrutar de un abanico mayor de oportunidades que el trabajo en el campo y el cuidado del ganado. Para ello llevaban a sus hijos a la escuela de Acarabuco, a 18 kilómetros de su casa. Sin embargo, llegó un momento en el que la familia Quintana no podía asumir el coste en transporte que  les suponía que todos sus hijos acudieran a la escuela. Tomaron entonces una decisión que cambiaría para siempre la vida de Nairo.

El papá de Nairo, Guillermo, reparó la vieja bicicleta que utilizaba para ir a vigilar el ganado y se la entregó para que, cada día, puediese acudir a la escuela. Nairo aprendió a montar en bicicleta a pasos acelerados para poder recorrer a diario 18 kilómetros de ida y otros 18 kilómetros de vuelta a 3000 metros de altitud y hacer frente a unas pendietes con un desnivel medio del 8%. Además, tenía que hacerlo por unas carreteras completamente embarradas y a la mínima atención que el resto de vehículos prestaban a ese chico que trataba, a golpe de pedal, de sortear las empinadas curvas con 20kg de hierro entre las piernas. Cinco años más tarde, Nairo se llevó la victoria, con apenas 20 años, en el Tour del Porvenir, la carrera por etapas más prestigiosa para ciclistas menores de 25 años en la que habían escrito su nombre corredores como Miguel Induráin, Greg Lemond, Dennis Menchov o Laurent Fignon.

Nairo Quintana supo que valía para el ciclismo cuando, muchos días, al volver de la escuela era capaz de aguantar el ritmo de ciclistas mejor equipados que con sus trajes de lycra, sus cascos, sus bicicletas de carbono, entrenaban por la subida amino que él tenía que seguir hasta llegar a su casa. Su padre, harto de escuchar a su hijo día tras día decidió comprarle una bicicleta mejor con la que pudiera competir y batirse con otros corredores. Apenas transcurrió tiempo Nairo en demostrar que poseía algo especial, una capacidad innata para el ciclismo. No es algo que deba sorprender puesto que, como ya se sabe desde hace siglos, quienes son capaces de sobrevivir al tentado del difunto están llamados a ser seres excepcionales. María ya sabía, como más tarde descubrió Eloísa , antes de ver a Nairo subir las montañas de los Alpes y los Pirineos en el Tour de Francia que éste lleva consigo a Combitá: “la fuerza de la cumbre”.



martes, 30 de octubre de 2012

Paleodieta: Comer como Nuestros Antepasados

Nuestra dieta tiene repercusiones directas sobre nuestro estado de ánimo y en la predisposición a mantenernos activos y a relacionarnos con el entorno y nuestros semejantes. Las reacciones de nuestro organismo no son similares después de consumir un vaso de agua que una copa de whisky o un refresco, simplemente las demandas de actividad a la que se ve sometido es diferente. De este modo, encontramos que existen alimentos como los azúcares refinados, los lácteos, granos o los carbohidratos que bloquean el funcionamiento de nuestro organismo, llevándonos a estados de ira, malestar, agresividad, cambios de humor… En definitiva, los alimentos que consumimos pueden dar lugar a que vivamos episodios de inestabilidad emocional.

Seguir una dieta equilibrada nos garantizará estados prolongados de bienestar, de equilibrio emocional y una mayor protección frente a las enfermedades. Diferentes nutricionistas, antropólogos, médicos y terapeutas han señalado la necesidad de volver a una dieta centrada en el consumo de proteínas y grasas, en la que la presencia de carbohidratos es muy reducida, lo cual consideran como el modelo óptimo de alimentación. A este modelo lo han llamado: Paleodieta. El argumento fundamental que defiende esta teoría es el que el seguimiento de esta dieta es el que ha permitido al Homo Sapiens desarrollarse hasta lo que es hoy, pues ésta es la dieta que hemos seguido a lo largo de más del 90% de nuestra historia como seres humanos.

El Paleolítico es la etapa más larga de nuestra historia como seres humanos, extendiéndose alrededor de 2,5 millones de años, en donde nuestra alimentación como especie se centraba en lo que éramos capaces de recolectar y cazar. No existía la agricultura y nuestra dieta se componía de los frutos secos, fruta, raíces y tubérculos que recolectábamos. La caza no fue el soporte fundamental de nuestra dieta, al menos durante los primeros años del Paleolítico, hasta la aparición del hombre de Neanderthal que desarrolló sobremanera el arte de la caza, gracias a su capacidad para fabricar armas y dominarlas,  propiciando un aumento de la presencia de grasas en la dieta , lo cual se reflejó en el acortamiento de su tracto digestivo, en su desarrollo físico y en el tamaño del cerebro de los miembros de esta especie (contaba con una cerebro mayor que el del hombre actual).

La Paleodieta lleva consigo no sólo el seguimiento del régimen alimentario basado en proteínas y grasas, sino que lleva consigo la adopción de un conjunto de hábitos que con el desarrollo cultural, social, industrial y tecnológico llevados han caído en desuso. Es necesario recuperar el ejercicio físico que hacían nuestros  antepasados, no tenemos que salir a cazar nuestra comida ni a recolectarla, pero sí debemos caminar, correr, trepar, volver a entrenar a nuestro cuerpo con los ejercicios que durante generaciones llevamos a cabo. Volver a mantener el contacto con la naturaleza, que nuestra piel vuelva a estar en contacto con la luz del sol, comer con hambre, beber con sed…


¿Para qué consumir alimentos que nos debilitan? Es el interrogante que plantean los defensores de la paleodieta  a los detractores de este modelo. Un consumo elevado de carbohidratos y lácteos es, para los defensores de la dieta paleolítica desaconsejable, ya que estos nutrientes los hemos incorporado desde hace relativamente poco a nuestra dieta y aún no se han producido los cambios evolutivos necesarios para adaptarnos a ellos. Por ello, que su consumo conduzca a la hinchazón del tracto digestivo, una mayor propensión a sufrir enfermedades cardiovasculares, la aparición de cefaleas, a experimentar estados de ánimo desagradables y al desarrollo de las adicciones (azúcar, tabaco, alcohol) debido a los cambios en los patrones de consumo que hemos llevado a cabo durante las últimas décadas. Nuestro cuerpo aún está programado para vivir en la escasez y fomentar la búsqueda continua de alimento. Hemos de tener presente que, al igual que la mejor carne, el mejor ser humano, el más sano., el más apetecible, es aquel que experimenta el placer de correr libremente en la naturaleza.

FUENTES CONSULTADAS
CARLOS PÉREZ “La Paleovida. La dieta con la que conseguirás mejorar tu vida” Ediciones B
IRINA MATVEIKOVA “Inteligencia Digestiva” La Esfera de los Libros
LOREN CORDAIN y JOEL FRIEL “Paleodieta para deportistas” Ediciones Desnivel

ENTRADAS RELACIONADAS
"Inteligencia Digestiva: Sentimos como Comemos" (enlace)
"Sociedades Agrícolas y Conducta Sexual: Infieles por Naturaleza" (enlace)

martes, 23 de octubre de 2012

La Violencia en la Cultura: Espectadores y Consumidores del Sufrimiento

Se estrenó en la Semana de Cine de Valladolid la película italiana “Diaz, no limpiéis esta sangre”. En ella se recrean la carga policial llevada a cabo por la policía italiana en el colegio Diaz de la ciudad genovesa donde se alojaban manifestantes antiglobalización de todo el planeta con el fin de manifestarse en Génova en 2001 con motivo de la reunión del G8 que allí se desarrollaba. En la película, rodada en formato documental, se recrean escenas donde la violencia sacude directamente el estómago del espectador. En ella se rememora la muerte del activista Carlo Giulani a manos de la policía


Estas imágenes me han recordado las que hace apenas un mes se vieron en España el 25 de Septiembre en las afueras del Congreso de los Diputados. Pero, más que las imágenes de se día. lo que induce a reflexión es el seguimiento mediático dado a la concentración que cuatro días después por parte de los medios de comunicación, los cuales hicieron un seguimiento desproporcionado no por la trascendencia de los motivos de la protesta, sino por el morbo de la audiencia de poder ver de nuevo incidentes violentos como los que se habían vivido unas horas antes. Indepednientemente del contenido ideológico o político de la protesta el interés estaba en ofrecerle al espectador un nuevo espectáculo de violencia, rebelión y poder, todo ello sin implicaciones personales y del que poder disfrutar sin tener que levantarse del sofá.



La crueldad que aparece en un libro, una película o en cualquier obra de arte puede presentarse con el propósito de despertar un cambio emocional en el espectador, escandalizarle, que reflexione y deje de comportarse pasivamente. Escenas como la violación de Monica Bellucci en “Irreversible” buscan la movilización del espectador, revolver en su interior e incomodarle. Frente a estas escenas algunos espectadores deciden marcharse y mostrar su indignación por el espectáculo contemplado. Resulta curioso, ya que, probablemente, haya acudido a verlo movido por el morbo de lo que espera encontrar. Está esperando poder disfrutar de una violencia que va dirigida a él y forma parte de la trama porque sabe que va a exponerse a ella.

El sufrimiento no sólo aparece en el arte sino que impregna nuestra vida cotidiana. No hay dolor sin espectador, el drama doloroso necesita de alguien que lo contemple. El espectador es un consumidor de dolor, de un sufrimiento que no le afecta de manera inmediata. Un ejemplo lo tenemos en las corridas de toros donde la muerte se convierte en espectáculo, donde quien observa paladea el dolor en cada calada al puro que se está fumando. La muerte y el sufrimiento del toro se convierte en algo bello: la belleza de la crueldad del ser humano. Sin embargo, no le parece igual de bello al mismo espectador la embestida del toro cuando el pitón zarandea al torero por los aires, ya que la activación de la empatía bloquea el proceso de percepción y de significación de lo bello.


La escena del torero tras la embestida tiene mucho de quien se sabe observado, puesto que tiene que tomar una decisión: seguir en el ruedo o ir a la enfermería. El torero no actúa sólo en consonancia con el dolor que percibe y la experiencia recién vivida, sino que, al saberse el centro de atención de muchas miradas, tiene en cuenta las valoraciones y expectativas del público que le rodea. Es el espectáculo de lo cruel, del dolor y del sufrimiento, cada cultura tiene el suyo: el boxeo, las peleas de gallos, el asesinato de un joven de color a mano de la policía, la muerte de un concejal a manos de un grupo terrorista… unos de carácter irreversible, en los que la muerte no tiene marcha atrás y que sacuden el orden moral de la sociedad. Otros en los que la muerte y el sufrimiento son una representación que desaparecen en el momento en el que cambiamos de canal. Todos compartiendo el ser un modelo de conducta para evitar el daño, para posicionarse con el bueno o con el malo, para saber cómo comportarse si se quiere estar en un bando u otro.

FUENTES CONSULTADAS
JAVIER MOSCOSO "Historia cultural del dolor" Taurus. 2011.
JOSÉ OVEJERO "La ética de la crueldad" Anagrama 2012


miércoles, 17 de octubre de 2012

Sociedades Agrícolas y Conducta Sexual: Infieles por Naturaleza

La invención de la agricultura y la domesticación de las primeras especies animales: la vaca, la oveja, el perro y el caballo, propició un cambio en la jerarquía social y la adopción de nuevos modos de movilidad social. Aparecieron nuevas clases sociales como los artesanos, la clase militar, la clase religiosa… apareció la propiedad privada y todo un sistema de herencias de dichas propiedades, las sociedades agrícolas sufrieron hambrunas, déficts vitamínicos, se redujo la esperanza de vida, afloraron las enfermedades, la estatura media de las poblaciones se redujo en torno a diez centímetros.... Pero, el principal cambio que se produjo, que suele ser obviado, se produjo en la conducta sexual que hasta ese momento habíamos seguido.

Antes de las sociedades agrícolas y ganaderas el ser humano se integraba en grupos pequeños,  alrededor de ciento cincuenta miembros, en los que no se producía un control de los recursos por parte de nadie y había una gran libertad sexual. El rol de las mujeres en estos grupos era similar al de los hombres ya que tenían acceso directo a la comida, sabían defenderse de los animales y tenían conocimientos acerca de cómo combatir la enfermedad. En estas sociedades la comida, el cuidado de los miembros débiles del grupo y las parejas sexuales eran compartidas por todos los miembros. La conducta sexual de los miembros de estas sociedades de cazadores y recolectores era un vehículo de interacción social, era un modo por el que favorecer la formación y el mantenimiento de relaciones sociales.

Esta situación llevaba a que las mujeres pudieran llegar a disfrutar de varios amantes en una sola noche, lo cual puede ser una de las razones de por qué las mujeres son multiorgásmicas y la razón por la que las mujeres suelen ser más ruidosas a la hora de hacer el amor, porque con sus gemidos pueden estar haciendo llamadas para reclamar a más hombres. Del mismo modo, esta disponibilidad sexual de las hembras, más allá del período de ovulación como ocurre en la mayoría de especies, propició una diferencia anatómica de los hombres respecto a otras especies: tener los testículos externos. Esta ubicación externa de los testículos permite que los espermatozoides estén a una temperatura inferior a la del resto del cuerpo y poder conservarlos durante más tiempo lo que conduce a tener una disponibilidad sexual inmediata. Además, al tener un pene más grande y grueso que el resto de especies le permite competir con el resto de amantes de la hembra al hacer un ejercicio de succión en la vagina de la mujer que le permite eliminar los espermatozoides que pueden encontrarse en el interior del tracto reproductivo de la mujer.

La llegada de las sociedades agrícolas y la noción de propiedad cambió para siempre la conducta sexual. Apareció la monogamia y con ella el control de las conductas sexuales de las mujeres ya que la paternidad se convirtió en una gran preocupación para los hombres que tenían un estatus  privilegiado dentro de estas sociedades. Ningún hombre quería que sus bienes cayeran en manos de un hijo que no tenía sus genes. Este miedo de los hombres hacia la relación con el sexo de las mujeres y la angustia de vivir bajo una paternidad cuestionada, dio lugar que la mujer dejase de tener una valoración social similar a la del hombre y comenzase a ser vista como alguien que se valía de sus armas sexuales para manipular al hombre y ascender socialmente.


FUENTES CONSULTADAS
CRHISTOPHER RYAN y CACILDA JETHÁ "En principio era el sexo: los orígenes de la sexualidad moderna. Cómo nos emparejamos y qué nos separa" Paidós. 2012.

ENTRADAS RELACIONADAS
"Capital Erótico: Para ligar hay que bailar con la más fea" (enlace)
"Dopaje del siglo XXI: Porno para el deportista" (enlace)
"Invierte en tu capital erótico" (enlace)

martes, 9 de octubre de 2012

Gestión e Identidad Cultural: El Athletic y la Cuestión Vasca


El Athletic de Bilbao es uno de clubes más antiguos del fútbol español y uno de los tres equipos, junto con Real Madrid y Fútbol Club Barcelona, que ha disputado todas las ediciones de la liga española en primera división.  El fútbol llegó a Bilbao a finales del siglo XIX de la mano de los británicos que acudían al País Vasco a la llamada del comercio del carbón y de sus ingenieros y constructores  que trabajaban para la floreciente industria bilbaína.

La presencia de jugadores  y entrenadores ingleses en el equipo fue algo habitual durante los primeros años. De este contacto directo con la cultura futbolística inglesa se deriva la vinculación del equipo con el fútbol británica  debido a su decisión de sus jugadores al acudir al ataque, el uso de pases largos y directos, la práctica de un fútbol rápido, fuerte,  la agresividad y lucha de sus jugadores por perseguir la pelota hasta el último segundo de cada partido. De esta lucha constante nace que sus jugadores sean conocidos como los “leones”.

La práctica del fútbol alcanzó tanta popularidad que en 1901 se fundaba el Athletic de Bilbao y rápidamente pasa a ser identificado como el equipo de los vizcaínos y, debido a su política de gestión, en el de todos los vascos.  La política del Athletic se diferencia de los demás equipos españoles por  ser uno de los pocos conjuntos que no se ha convertido en Sociedad Anónima y, por tanto, sigue perteneciendo a sus socios, pero, la diferencia fundamental estriba en la norma, aprobada por la directiva en 1919,  por la que sólo los jugadores nacidos en el País Vasco pueden jugar en él. Si bien es cierto que esta norma se ha ido rebajando con el paso de los años y ya no es condición indispensable haber nacido en Euskadi sino que aquellos que se habían criado allí desde pequeños también podían formar parte del equipo, en un claro guiño hacia la integración de la población inmigrante y hacia aquellos otros vascos que emigraron y decidieron hacer las américas: así jugadores como Fernando Llorente, Jonas Ramalho, el angoleño Blanchard Mossayou, el portero brasileño Biurrun, el campeón del mundo con Francia Lizarazu, el mexicano Iturriaga o el venezolano Amorebieta han tenido la posibilidad de lucir la camiseta rojiblanca.


La decisión de no tener en su plantilla a jugadores extranjeros se remonta a 1911, cuando en esa edición de la Copa del Rey la Real Sociedad y otros equipos denunciaron al Athletic por haber alineado a dos futbolistas ingleses que incumplían la normativa federativa: los jugadores extranjeros debían llevar viviendo en la ciudad del equipo al menos seis meses antes de poder ser alineados. Como consecuencia de esta denuncia el campeonato, del que el Athletic se había proclamado vencedor, quedó anulado y se aprobó la norma por la que se limitaba a tres el máximo de jugadores extranjeros por equipo, debiendo justificar, al menos, tres años de residencia en España. A raíz de esta decisión el Athletic decide encerrarse en sí mismo y alinear sólo jugadores vascos.

Contar sólo con jugadores vascos y que el club sea propiedad de los socios son los motivos del fervor y entrega incondicional que demuestran sus aficionados. Como el Athletic no sale al mercado futbolístico a competir y atraer a “jugadores estrella”, sino que su misión es la búsqueda y entrenamiento de talentos locales lleva a una fácil y completa identificación del aficionado con su equipo. Todo aquel que acude a San Mamés acude a ver los esfuerzos de sus compañeros y vecinos por conseguir la victoria, para verles entregarse por el orgullo de representar la camiseta del principal equipo vasco. Sien bies conveniente matizar, porque a principios de los noventa y, viendo el club como sus mejores jugadores eran captados por otros equipos como fue el caso de Zubizarreta, Goikoetxea, Alkorta… El club, a fin de seguir siendo competitivo, rompió el pacto entre caballeros que tenía con la Real Sociedad y Osasuna de no tocar a ninguno de sus jugadores, sorprendió al país con el fichaje de la prometedora estrella del conjunto donostiarra Joseba Etxeberría por 500 millones, convirtiéndose, en ese momento en la cantidad más alta pagada por un futbolista español, a este fichaje siguieron otros como Loren, Gabilondo, Bitor Alkiza  y en el caso de Osasuna con el fichaje de Javi Martínez por seis millones de euros cantidad que nunca se había pagado por un jugador en edad juvenil.

El aficionado del Athletic le exige a sus jugadores devoción y entrega a la camiseta, que defiendan y muestren el orgullo que les supone saltar al campo de la Catedral (San Mamés). No quiere que sus jugadores jueguen por dinero, como fue el caso de Julen Guerrero que rechazó varias ofertas de los mejores equipos de Europa, sino por el placer y el reconocimiento social que para un vasco supone ser jugador del Athletic. Un ejemplo de cómo le duele al aficionado bilbaíno ver alguno de sus jugadores sucumbir al reclamo de un contrato mejor lo representan los casos recientes de Javi Martínez y Fernando Llorente.

Son estos sentimientos de identidad los que llevan a que se haga referencia en los discursos de todos los miembros del Atheltic: directiva, jugadores, cuerpo técnico aficionados… a la “familia rojiblanca”. Es el marcado sentimiento de comunidad y de cercanía en sus vínculos hace que el Athletic sea sentido como algo propio, como una conexión del vasco con su tierra. De esta fuerte conexión parte la disposición del aficionado a acompañar al equipo allí donde juega como pudimos ver en la pasado edición de la Europa Leaque donde sus aficionados se desplazaban en masa o en cada partido de la Liga española. La razón estriba en la creencia de que si el Athletic gana es porque sus aficionados le empujan hacia la victoria.


FUENTES CONSULTADAS
IÑAKI PARDO TORREGROSA y DAVID RUIZ MARRULL "Athletic, cien años sin extranjeros" La Vanguardia. 18/12/2011
F. XAVIER MEDINA y RICARDO SANCHEZ "Culturas en juego. Ensayos de antropología del deporte en España" Icaria. 2003. Barcelona
RAMIRO PINILLA "Aquella edad inolvidable" Tusquets. 2012. Barcelona

ENTRADAS RELACIONADAS
"Identidad y Fútbol: El Barcelona como símbolo de subversión política" (enlace)
"Antropología y Fútbol: El Camp Nou como escenario de integración política y social" (enlace)

viernes, 5 de octubre de 2012

Antropología y Fútbol: El Camp Nou como Escenario de Integración Política y Social


El Fútbol Club Barcelona es uno de los clubs más importantes del mundo y es el signo de identidad del catalanismo. Es más, es el vehículo de integración fundamental para todos los andaluces que emigraron a Cataluña y para el resto de emigrantes. Resulta sorprendente que los jugadores más venerados por el barcelonismo a lo largo de sus más de cien años de exitencia no han sido jugadores catalanes, sino mayoritariamente extranjeros: Kubala, Cruyff, Lineker, Koeman, Stoichkov, Romario, Rivaldo, Ronaldinho, Messi…  y el equipo que se toma como referencia, el “Dream Team”, a partir del cual ha tomado su filosofía de juego, estaba formado, mayoritariamente, por jugadores del resto de España: Zubizarreta, Beguiristain, Goikoetxea, Bakero, Amor, Eusebio, Juan Carlos, Nadal, Julio Salinas…

Es paradójico que el Barcelona sea tomado como embajador de Cataluña, cuando realmente se trata de un club sin nación: es fundado por un suizo, sus principales estrellas son y han sido extranjeros, los colores del equipo no guardan vinculación con Cataluña sino con el cantón suizo de donde era originario su fundador y su plantilla cuenta con jugadores procedentes de siete países diferentes. Se trata del club con más socios, tiene peñas de seguidores repartidas por todos los continentes, tiene su propio canal de televisión… Frente al empeño desde la directiva del club y de los medios de comunicación de limitar el Barcelona al nacionalismo-catalán nos encontramos ante un “club global”.

Se disputa un nuevo clásico de la Liga Española que enfrenta al Barcelona con el Real Madrid y el país se paraliza. Desde los medios que tratan de politizar el encuentro, o mejor dicho, de reflejar la futbolización de la política debido a las alusiones a este deporte que continuamente, desde una época reciente, se utilizan por parte de los políticos para demostrar la cercanía al ciudadano y tratar de hacer más comprensible gran parte de su mensaje. Se presenta el duelo como una batalla entre los rebeldes independentistas y los defensores de la patria.  Se olvida que el palco del Nou Camp ha sido siempre un escenario donde están representadas las instituciones del Estado, de la Generalitat y el Ayuntamiento, mostrando un crisol de ideologías políticas. Tengamos muy presente que los palcos de las estadios y las directivas de los clubes deportivos son, esencialmente, un escaparate de los poderes políticos y económicos que consideran el asiento que ocupan en él, una muestra de reconocimiento y prestigio social.

El Fútbol Club Barcelona es un fuente de sociabilidad en donde confluyen múltiples identidades colectivas. En las gradas del estadio conviven personas de toda ideología política, de diferentes estratos sociales, de procedencia muy diversa (sólo hay que ver la cantidad de extranjeros que pueblan las gradas en cada partido), de diferentes edades por lo que la grada se transforma en uno de los pocos espacios de convivencia real intergeneracional en nuestras sociedades, de géneros diferentes, … Un Barcelona- Real Madrid es una fiesta del pueblo en la que conviven polos opuestos que tienen muy complicado interaccionar fuera de de este escenario. El Barcelona ,no es más, que una metáfora de Cataluña.


FUENTES CONSULTADAS
SIMON KUPER "Fútbol contra el enemigo" Contraediciones. 2012. Barcelona
F XAVIER MEDINA y RICARSO SANCHEZ "Culturas en juego. Ensayos de antropología del deporte en España" Icaria. 2003. Barcelona

ENTRADAS RELACIONADAS
"Identidad y Fútbol: El Barcelona como símbolo de subversión política" (enlace)
"Fútbol: Espejo de una sociedad de hombres" (enlace


miércoles, 3 de octubre de 2012

El Conductismo de Mourinho


Jose Mourinho se ha convertido en los dos años que lleva al frente del Real Madrid en el líder del equipo. Líder porque ha sido capaz de situar al conjunto blanco en el centro de atención de los medios, ha conseguido que continuamente se hable del Real Madrid y su nombre si difunda por todo el mundo. En esto el portugués se ha mostrado como una figura impagable por la cantidad de horas y espacio que ocupa el Real Madrid en los medios desde su llegada. Sus continuas polémicas, sus triunfos con el equipo y su extraordinaria capacidad  para estar en boca de todos hacen de él una fuente inagotable de ingresos para el conjunto merengue.

El portugués se ha valido de un método psicológico para conseguir este poder: el conductismo. El conductismo, enunciado por el psicólogo Skinner, sostiene que si soy capaz de controlar el ambiente soy capaz  de controlar la conducta. Para ello Mourinho ha conseguido modificar el organigrama del Real Madrid y traer al vestuario a aquellos jugadores que no sólo van a cumplir con lo encomendado en el terreno de juego, sino que han de ser quienes acaten y muestren al resto de compañeros la sumisión a una metodología de trabajo y una forma de proceder frente a la que no es posible la discrepancia. Éste es el papel que cumplen en el vestuario de Valdebebas jugadores como Coentrao, Essien, Pepe, Di María, Carvalho, Ronaldo…

La premisa de Mourinho es sencilla: puedo controlar el comportamiento de mis jugadores si controlo los estímulos que les envío. Por eso ante la menor conducta discrepante el código disciplinario del entrenador le dicta que ésa conducta se paga con la exclusión de la dinámica habitual de quien se rebela o quien se sale de lo pactado. El postulado básico de Mou es fácil de entender: pide a sus jugadores entrega incondicional, estableciendo por ello un conjunto de recompensas a quien se la ofrece y castigos a quien osa cuestionarla. Lo vemos en el caso actual de Sergio Ramos, no hace mucho con el deseo del portugués de que Kaká se marchase del equipo, lo mismo que con Carvalho, o los ataques en el pasado en rueda de prensa contra jugadores concretos en rueda de prensa. El peligro de éste método, es alterar el procedimiento para la obtención de recompensas y castigos.

Desde el banquillo del Madrid se trabaja la superficialidad, no pretende establecer vínculos fuertes con sus jugadores y que crean en los valores que el pronuncia. Mou no desea la convicción, sino algo más visceral, apasionado y emocional como es la entrega, la valentía y el orgullo. Quiere, como buen general, que sus huestes se entreguen sin dudar a la causa, en la competición no hay lugar para reflexiones o motivos ajenos a lo que sucede en el campo de batalla. Para Mourinho sus jugadores, son sólo eso, jugadores que están a su merced dentro de un rectángulo de cal, fuera de allí no hay lugar para vínculos. El riesgo, que la privación emocional establecida por el entrenador termine por languidecer la lealtad de sus jugadores e incluso de los aficionados que cada partido llenan el Bernabeu.

ENTRADAS RELACIONADAS
"Conductistas vs Cognitivistas" (enlace)
"Tu dedo nos señala el camino" (enlace)