sábado, 29 de septiembre de 2012

Capital Erótico: Para Ligar hay que Bailar con la más Fea


La principal preocupación del ser humano a lo largo de toda su historia como especies cómo ser capaz de sobrevivir. No sólo para mantenerse con vida, sino ser capaz de conseguir de sobrevivirse a sí mismo. Cómo. A través de la reproducción. Para facilitarnos la tarea encontramos en nuestros kioscos publicaciones como Cosmopolitan, GQ, Woman, Gentleman… que intentan ayudar tanto a hombres como a mujeres a encontrar la pareja adecuada.

El atractivo físico es un fuerte predictor de éxito a la hora de encontrar pareja y poder legar nuestros genes a la siguiente generación. Como ya se ha visto en otros post, gracias al  atractivo físico se puede disfrutar de una serie de ventajas sociales como son un mayor éxito social, económico y laboral. Además, cuánto más atractivo se es más probabilidades hay de que alguien del sexo contrario se muestre receptivo y esté dispuesta a iniciar una interacción ya que tiendes a proyectar en un rostro hermoso múltiples cualidades positivas.

La posibilidad o no de disfrutar de un rostro bello está, en gran medida, condicionada por la dotación genética de nuestros progenitores. Aún así, este hecho no resulta decisivo ya que tenemos a nuestro alcance múltiples recursos que nos permitan paliar las deudas que la naturaleza ha contraído con nosotros. Disponemos de cremas hidratantes que nos permiten tener una piel más lisa y brillante sinónimo de buena salud, productos que ayudan a combatir la pérdida capilar, lentillas que nos permiten elegir el color de nuestras pupilas, la cirugía estética que nos permite construir la imagen que deseamos (con más o menos acierto). No olvidemos que la aparición del maquillaje, aunque hoy nos es presentado como un recurso para resaltar los rasgos más hermosos que poseemos, tenía como propósito ocultar las deformidades a fin de no ser rechazado socialmente, lo mismo sucede hoy sólo que hemos revertido su pretendida funcionalidad aunque el objetivo se mantenga.

Podemos engañar al otro respecto a los atributos con los que la naturaleza nos ha dotado y presentarnos más atractivos ante el sexo contrario. Una estrategia muy útil, si carecemos de los medios económicos para contratar los servicios de un cirujano, es rodearnos de personas del sexo contrario que simulen interés hacia nosotros. Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Uppsala (Suecia) por Jacob Hoglund y Arne Lundberg, demuestra la validez de esta estrategia. Realizaron un experimento en el que emparejaron a una hembra y un macho de gallo lira entre los que la química con su piel no hace carga positiva. Sin embargo, los investigadores consiguieron revertir el proceso rodeando al gallo de una pandilla de gallinas disecadas en actitudes que mostraban interés hacia el gallo. Este hecho despertó el interés de la hembra guiada por el fenómeno de si hay tantas hembras interesadas en él debe ser porque posee alguna cualidad atractiva y excitante.

Nuestro fenotipo determina nuestras posibilidades de encontrar pareja, pero éste no es el único factor, sino que podemos utilizar las interacciones sociales para desviar la atención de nuestros competidores a fin de que miembros del sexo contrario con una excelente dotación genética queden disponibles. Por eso, es conveniente comenzar la noche bailando con la más fea o el más feo, a la vez que somos los únicos miembros de nuestro sexo dentro de nuestro grupo de amigos. Es la única manera que encontramos algunos para conseguir pareja.

FUENTES CONSULTADAS
ROBERT M. SAPOLSKY "El mono enamorado y otros ensayos sobre nuestra vida animal" Paidós. Barcelona. 2007
CATHERINE HAKIM "Capital Erótico: El poder de fascinar a los demás" Debate. 2012

ENTRADAS RELACIONADAS
"Capital Erótico: Me odian por ser tan guapo" (enlace)
"Invierte en tu Capital Erótico" (enlace)

1 comentario:

  1. Muy interesante. Tomaremos nota. Además muchas veces el más feo o la más fea son personas mucho más enriquecedoras que otras personas con más fachada pero menos contenido.

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante