miércoles, 1 de agosto de 2012

Tarahumara: El Hábitat del Atleta


La sierra Tarahumara , una impresionante cordillera situada en el norte de México, es el epicentro donde se aglutinan los mejores corredores de larga distancia del mundo. Por larga distancia no entendamos los 42 kilómetros de un Maratón, sino de carreras a pie que superan los 100 kilómetros.



Esta zona es conocida por sus inmensos cañones y desfiladeros, especialmente, por las denominadas como Barracas del Cobre. Un paisaje de donde han brotado varios de los mejores corredores del mundo, capaces de correr durante 20 horas seguidas. Esta capacidad para mantener su cuerpo en un estado de esfuerzo proviene de sus antepasados y de sus prácticas de caza. Los tarahumara, no utilizaban armas para aprovisionarse de carne, simplemente corrían detrás de su presa hasta que ésta caía extenuada.



Esta misma práctica de caza es la que los tarahumara ponen en práctica en cada carrera. Mientras el resto de competidores aparecen pertrechados de ropa térmica que les permita soportar los contrastes de temperatura entre el día y la noche que tienen lugar en las competiciones de ultrafondo, con zapatillas de última generación que minimicen el daño e las articulaciones y la aparición de ampollas, relojes pertrechadas de la última tecnología que detecta la frecuencia cardíaca, con GPS, el ritmo de carrera…, mochilas de agua a la espalda, barritas energéticas etc. Los tarahumara se sitúan en la línea de salida con un taparrabos, camisola, un pañuelo en la frente, sus sandalias o “guaraches” y, por todo alimento, el pínole (alimento elaborado a base de maíz).


Pese a esta indumentaria que da la espalda a todos los avances científicos destinados a mejorar las prestaciones de los atletas, los tarahumara son capaces de recorrer a pie 80km en apenas 7 horas o 160km en 19 horas. La ciencia intenta descubrir las razones que dotan a los tarahumaras de tan extraordinaria capacidad. Científicos apelan a una mezcla de dotación genética y estilo de vida. Otro hipótesis está relacionado con la técnica de carrera de estos atletas y de la que ya quedó constancia en el post “Correr Aumenta el Éxito Reproductivo”.

La respuesta que he encontrado a esta inaudita capacidad de los tarahumara estriba en no renunciar a su identidad en carrera. Mientras el resto de atletas que participan en estas pruebas, adquieren una identidad diferente durante la competición, dejando su identidad y los rasgos que los definen en suspenso durante el transcurso de la prueba, pues recurren a ropas e indumentarias que les convierten en “otros”. Sin embargo, el tarahumara permanece fiel a lo que es y aquello de lo que toma nombre.

1 comentario:

  1. muy interesante... yo conocí a guías pakistaníes que nada tienen que envidiar a estos...

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante