miércoles, 22 de agosto de 2012

Ciclismo Africano: Una Vuelta Para Cambiar de Mundo


En la presente edición de la Vuelta ciclista a España participan, por primera vez, dos corredores africanos.  Chris Froome, nacido en Kenia, es uno de los principales favoritos a ganar la prueba tras haber terminado segundo en la edición del año pasado y en el último Tour de Francia. El otro ciclista africano, con un menor seguimiento mediático, es el eritreo Daniel Teklehamainot y el primer ciclista de raza negra en tomar la salida en la ronda española.


¿Pero cómo han llegado dos africanos a disputar una gran vuelta? La respuesta al caso de Teklehamainot la encontramos en el hecho de que el ciclismo en Eritrea es considerado el deporte nacional, igual que en Europa lo es el fútbol. Allí, tanto Teklehamainot como Natnael Berhane son considerados auténticos ídolos, lo cual, añadido al sistema de puntuación establecido por la Unión Ciclista Internacional, hace de éstos ciclistas corredores muy valiosos en cualquier equipo profesional que quiere garantizarse un puesto en la élite.

Chris Froome, por su parte ha llegado a liderar el pelotón internacional como consecuencia de su vida aventurera: ha residido en cinco países a lo largo de su vida. Froome, hijo de una diplomática británica, nació en Nairobi (Kenia) y creció como persona y ciclista en Johannesburgo (Sudáfrica). El hecho de haber nacido y vivido en estas ciudades le han dotado de una extraordinaria capacidad para el ciclismo.

Teniendo en cuenta la altitud sobre el nivel del mar a la que se encuentran ambas ciudades, Nairobi a 2.000 metros y Johannesburgo a 1.800 metros de altitud, y atendiendo los diferentes estudios que sugieren el hecho de que si una mujer pasa su embarazo en altitud, provocará en el feto un proceso de adaptación a la ausencia de oxígeno que se mantendrá a lo largo de toda la vida del mismo, podemos encontrar una respuesta a la capacidad de Froome para optar a la victoria en carreras de tres semenanas. Estos estudios se han realizado con el propósito de obtener una respuesta al dominio de los atletas kenianos en las últimas décadas en las pruebas atléticas de fondo y medio fondo.

Aparte de su origen africano ambos ciclistas tienen otro aspecto en común, los dos han sido campeones nacionales. Froome fue considerado campeón de Kenia en el año 2007, aunque no se disputase ningún Campeonato nacional, y corría bajo su bandera cuando daba sus primeras pedaladas de nivel en Sudáfrica, pese a que ahora corre representando a la bandera británica como pudimos ver en los últimos Juegos Olímpicos de Londres.

Por su parte, Teklehamainot también es un campeón de todo en su país: campeón nacional contrarreloj, campeón nacional en contrarreloj por equipos y, al igual que Froome, también participó en los últimos Juegos Olímpicos en donde, además, fue el encargado de portar la bandera de país en el desfile inaugural. Daniel, también posee otra nacionalidad, la suiza, la cual solicitó para no tener que prestar el servicio militar obligatorio para su país y poder seguir dedicándose a su gran pasión: el ciclismo.

Por extraño que no parezca estos no son los únicos ciclistas africanos que han formado parte del pelotón internacional. Tenemos ejemplos recientes como el del sprinter sudafricano Robert Hunter y otros más antiguos como el argelino Abdel-Kader Zaaf, quien tuvo el dudoso honor de ser el farolillo rojo en la edición del Tour de 1951. Pero más han sido los ciclistas de origen africano que han  estado dentro del pelotón internacional, aunque bajo banderas de otros países. Así encontramos el caso de Custodio Dos Reis, nacido en Marruecos, que llegó a ganar una etapa en el Tour de 1950. Otro ejemplo es el de un ciclista francés muy conocido por sus grandes victorias en la ronde francesa y por sus escándalos con el dopaje, Richard Virenque, que nació en Casablanca (Marruecos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante