martes, 20 de diciembre de 2011

Hermano Mayor

Ante el próximo cambio de gobierno y la celebración en los próximos días de la Navidad, veamos cómo se relacionan el orden de nacimiento con nuestro carácter y nuestra predisposición a cambiar de mentalidad.

Según el profesor de la Universidad de California FrankSulloway, en su obra “Nacido para Rebelarse”, el orden de nacimiento determina el carácter de una persona y, más concretamente, su capacidad para aceptar los cambios o adaptarse a nuevas circunstancias.  El autor sostiene que los primogénitos tienen más dificultades para cambiar de opinión y suelen tener ideas más conservadoras ya que tienden a reproducir los pensamientos y puntos de vista de sus padres, mostrando una tendencia a ejercer el control de manera autoritaria y agresiva.



El método empleado por Sulloway para sostener estos argumentos está en la aceptación de los enunciados de Charles Darwin y sus teorías sobre el origen de las especies. Los resultados del estudio evidencian que los primogénitos son más reacios a aceptar los portulados darwinistas, mientras que aquellos que ocupan el tercer o cuarto lugar en el orden de nacimientos son mucho más receptivos a esta teoría mostrando una tendencia mayor a la aceptación de nuevas ideas y teorías.

Extrapolando los resultados a un punto de vista político, Sulloway utiliza múltiples ejemplos para demostrar que figuras políticas como Hitler, Mussolini, Sadam Hussein, Stalin… eran los primogénitos de sus respectivas familias, es más, sus padres, a su vez, eran los primogénitos en su familias de procedencia, lo cual viene a significar según el autor una mayor probabilidad de ejercer la autoridad mediante la agresión física o verbal, un menor deseo de incurrir en riesgos y una tendencia menor a querer apartarse del pasado.

Por su parte, figuras como Gandhi, Luther King, Lenin… eran los hijos más pequeños en sus familias lo cual les facilita la asunción de ideas innovadoras y a realizar conductas más aventureras, así como también, muestran una mayor tendencia a la homosexualidad. Del mismo modo que en el caso de los primogénitos, ser el hijo menor de unos padres que, a su vez, son los menores en su familia de procedencia hace que haya más probabilidades de albergar ideas creativas y ser más receptivo a los cambios en la dinámica social.

¿Cuál puede ser la causa de estas diferencias de carácter derivadas del orden de nacimiento? La justificación que se nos ofrece es que es debida a la dinámica familiar, puesto que a mayor número de hermanos mayor es la diversificación de la atención por parte de los padres en el cuidado de la prole, siendo este hecho determinante a la hora de forjar el carácter de una persona, ya que el carácter se construye como respuesta a la existencia de conflictos entre padres-hijos y hermano-hermano.

En definitiva, antes de pedirle un aumento de sueldo a nuestro jefe o de elegir el lugar donde celebraremos el día de Navidad si con nuestra familia o la de nuestra pareja, es conveniente conocer si estamos ante el hermano mayor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante