viernes, 9 de diciembre de 2011

Conductistas Vs Cognitivistas

Mourinho y Guardiola han trascendido el escenario limitado de  trabajo, el banquillo, y han conseguido convertirse en líderes de sus respectivos equipos y, a su vez, en líderes de la gente. Uno consiguiendo que la grada se entregue a él de forma enardecida y otro que intenta sosegar a la suya. Analicemos las pautas seguidas por los entrenadores para la preparación de un nuevo clásico.

A lo largo de nuestra vida cambiamos de forma de pensar en multitud de ocasiones, cierto es que lo hacemos con mayor frecuencia cuando somos más jóvenes un ejemplo es la cantidad de ocasiones en las que cambiamos nuestras preferencias por uno u otro equipo deportivo. Un mecanismo por el que favorece el cambio de mentalidad está en la posesión de una personalidad sumisa que provoca que asumamos los puntos de vista que nos vienen dados.  Otra vía por la que cambiamos nuestra perspectiva sucede cuando nuestro punto de vista choca con el punto de vista de un grupo numeroso y con acceso a recursos.  En este caso asumiremos el nuevo punto de vista de para así tener un sentimiento de pertenencia al grupo y garantizarnos un acceso ventajoso a los recursos disponibles.

José Mourinho y Josep Guardiola  además de ser entrenadores de fútbol son conductores de grupo y , dentro de ellos, aunque en este caso trascendiéndolos, en líderes ideológicos. Cada uno de ellos trata de conseguir que sus jugadores, directivos y aficionados asuman su manera de entender el fútbol y el deporte.






Mourinho, como un buen líder de masas que apela al orgullo, la hombría y entrega incondicional de sus seguidores, intenta hacer prevalecer su punto de vista desde una perspectiva conductista (como ya se indicó en el post anterior) mediante la que es fácil mantener el punto de vista dominante ya que ofrece recompensas y recursos, por lo cual sus jugadores realizan conductas que conduzcan a esas recompensas e, incluso, puede que las pongan en práctica porque están convencidos de hay argumentos razonables para llevarla a cabo, como pudimos comprobar en partidos pasados respecto a las críticas arbitrales. Sin embargo, en el momento en que las pautas de obtención de las recompensas cambien, igual de rápido cambiarán las conductas y expondremos argumentos nuevos para justificar la nueva conducta que reporta beneficios, como ocurre con el cambio de discurso que ha tenido lugar por parte de Mourinho desde la última derrota del Real Madrid en su partido contra el Levante.

Esta perspectiva de Mourinho  trabaja la mentalidad de su equipo y de sus seguidores a un nivel superficial y los cambios de pensamiento en todo el club se producen a ese mismo nivel.
 
Por otra parte, Guardiola se vincula a la figura de un maestro de escuela que rige su enseñanzas y discursos por la perspectiva cognitiva. El cognitivismo  trata de conocer y descubrir los elementos subyacentes a la manifestación de la conducta, es decir, las representaciones mentales que la subyacen, por ello Guardiola intenta transmitir una idea y un conjunto de valores que se manifiestan en un estilo de juego romántico y que supone un avance frente a las concepciones tradicionales que pueden representar las propuestas de Mourinho. 


Guardiola desde su puesto de entrenador ha realizado un gran esfuerzo para comprender cuáles son los argumentos que fundamentan la representación mental que los seguidores blaugranas se hacían de su equipo y ha intentado que sus jugadores plasmaran en el terreno de juego las conductas  y  elaboraran los discursos y  argumentos nuevos que dieran pie a un cambio en la representación mental del barcelonismo, dejando de considerarse como un equipo cíclico y víctima de una persecución por parte de las instituciones futbolísticas, y verse a sí mismo como potenciales ganadores provocando, por consiguiente, un cambio  en la conducta tanto de los jugadores como de la institución.



Pep, como buen conocedor de la psicología, sabe que las representaciones mentales  sólo cambian si se sigue el siguiente patrón, por ejemplo, si mi punto de vista es X, sólo me dejaré convencer por argumentos X+1 ya que se encuentran en un nivel de complejidad superior que se encuentra en mi zona de desarrollo personal, concepto acuñado por Vigotsky. Si se me intenta convencer desde argumentos X+2, X+3 o X-1 mi nivel de atención se reduce ya sea porque me demandan la realización de un esfuerzo mayor para poder asimilarlo o sea porque lo considero como un pensamiento inferior. Por ello, cada año Pep propone un argumento nuevo desde el que promover e incitar a un desarrollo continuado y progresivo de su equipo, es ésta la razón por la que sólo firma los contratos con una duración anual, porque conoce que llegará un momento en el que tendrá que proponer un paso atrás en sus propuestas para el equipo con lo que los jugadores se desmotivarán y los seguidores dejarán de prestar atención, o bien ofrecer una propuesta demasiado innovadora para la cual la institución y sus miembros pueden no estar `preparados.

Pese a que Mourinho y Guardiola sigan perspectivas tan diferentes a la hora de inculcar sus conceptos, sí existe un recurso del que ambos se valen para alcanzar mejores resultados de su equipo y extraer el máximo rendimiento de sus jugadores. Se trata del andamiaje, concepto acuñado por Vigotsky que sostiene que cuando una persona rinde mal en una tarea es conveniente ofrecerle de forma metódica y ordenada el apoyo suficiente para poder mejorar los resultados de un individuo en una tarea que se resiste, por ejemplo, en el caso de Guardiola su trabajo con Keita, Bojan, Ibrahimovic.. y de Mourinho con Kaká, Pedro León, Benzema.... Este andamiaje consiste en ofrecer un protocolo de actuación y una orientación acerca de los criterios y variables a tener en cuenta para poner en práctica conductas adecuadas y mejorar los resultados de la tarea. Sin embargo, esta ayuda debe retirarse rápidamente ya que el proceso debe ser interiorizado por la mente del sujeto y ser capaz de elaborar conversaciones y representaciones en la mente de ese andamiaje que conduzcan a los resultados deseados, aunque puede producirse que sin la ayuda necesaria no se consiga formar la representación deseada, lo cual genera frustración y el cuestionamiento del método empleado tenemos un ejemplo en cada bando con los casos de Ibrahimovic y Pedro León.



En definitiva, esperemos que este nuevo clásico nos permita disfrutar con las propuestas de ambos entrenadores y que propongan, para cada bando, un equipo construido en base a la representaciones idealizadas que ambos han creado y difundidos de sus equipos que nosotros, seguidores, crearemos los argumentos para continuar contemplándolos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante