martes, 22 de noviembre de 2011

Memoria Transactiva

Nuestro cerebro tiene una capacidad limitada para recordar todos los datos, información y recuerdos que componen y construyen nuestro día a día. Pero pese a esta limitación hemos sido capaces de idear estrategias y fabricar herramientas que nos permitan maximizar nuestra capacidad para acceder a datos y recuerdos relevantes. La que nuestra especie ha utilizado desde sus orígenes es recurrir a otras personas a través de lo que hoy se denomina memoria transactiva.

Existe un tipo de memoria que hace referencia a todos aquellos datos, informaciones y recuerdos que almacenamos fuera de nuestro cerebro, denominado por el psicólogo Daniel Wegner como memoria transactiva. Para entender fácilmente a qué se refiere la memoria transactiva basta con analizar nuestro comportamiento respecto a los números de teléfono que tenemos en nuestras agendas. En vez de recordar todos los números de teléfono que  tenemos anotados en ellas, nos limitamos a recordar dónde los tenemos anotados o bien recordamos el número de las páginas amarillas que nos puede dar acceso a esa información que necesitamos.

¿Por qué hacemos uso de esta memoria? Porque así podemos ahorrar gran cantidad de energía que podemos destinar a otras tareas. Pero no sólo almacenamos datos en agendas, internet, pendrive, cuadernos… sino que también almacenamos gran cantidad de datos e información en otras personas. Cuando establecemos relaciones interpersonales íntimas y profundas con otras personas, como por ejemplo cuando encontramos pareja, construimos un sistema dememoria transactiva o sistema de memoria común mediante el cual, tácitamente, se llega a un acuerdo para desarrollar dicho sistema que nos permita adquirir, codificar, almacenar y recuperar información.  Cada miembro de la pareja se encarga de recordar según qué cosas en función de sus intereses, gustos, preferencias personales así como damos lugar a una conciencia intersubjetiva del conocimiento de los otros, es decir, creamos una conciencia compartida por la cual cada uno sabe quién es el encargado de saber qué. Por ejemplo, en el seno familiar cada uno de sus integrantes sólo es capaz de recordar una pequeña parte de los detalles de las historias cotidianas de nuestra vida familiar, así delegamos en nuestras madres la responsabilidad de recordar datos sobre nuestra infancia y sobre cuidados infantiles...



Observamos que, al igual que en el mundo académico y laboral, en el seno familiar tiene lugar un proceso de especialización en el que cada uno se concentra en aquello que mejor sabe hacer. Así cada especialidad o dominio pertenece a unos pocos que están capacitados para su manejo y esta pertenencia no es un proceso limitado a un tiempo y situación concreta, sino que se mantiene a lo largo del tiempo. La memoria transactiva exige, por tanto, el conocimiento en profundidad del otro, es decir, habar establecido relaciones de intimidad y confianza lo suficientemente profundas como para llegar a saber qué tipo de conocimientos tiene y cuáles son sus habilidades más destacadas para poder establecer una relación de confianza en todo lo relacionados con su especialidad.

Un estudio realizado en la Universidad de Oviedo por Ramón Rico, Francisco Gil, Rafael San Martín y Miriam Sánchez-Manzanares ha intentado determinar la efectividad de la memoria transactiva en los procesos de toma dedecisiones en equipos de trabajo. Este estudio se centra en demostrar si la división cooperativa de trabajo y la creación de un sistema de memoria transactiva ayuda a sus miembros a aumentar su grado de satisfacción personal con la tarea y a percibir que como positivo el resultado alcanzado.

Los resultados obtenidos en este estudio nos dicen que las percepciones del funcionamiento del equipo suele ser bastante favorable por parte de sus integrantes lo cual repercute en los niveles de satisfacción y en la identificación con el equipo o grupo, ya que el rendimiento percibido por el equipo es satisfactorio. Pero nos encontramos con una hecho que ya resaltaba anteriormente, si recurrimos a evaluadores externos al grupo para evaluar las estrategias y herramientas utilizadas en la toma de decisiones de un grupo formado ad hoc los resultados alcanzados por el grupo en la tarea propuesta no es valorada de forma tan positiva como ocurre en las valoraciones intragrupales de esa tarea. Este hecho se debe a que la interacción del grupo es limitada en el tiempo lo cual impide la formación y el establecimiento de verdaderos procesos de comunicación intragrupal que faciliten el conocimiento y flexibilidad del grupo, no habrá tiempo para descubrir quién sabe hacer qué de manera más eficiente.

Por último, gracias a este estudio descubrimos que el conocimiento profundo de los demás nos ayuda a aumentar nuestras habilidades y capacidades ya que generar una relación con otra persona nos permite desarrollar y potenciar nuestras habilidades, al igual que ayudamos al otro a desarrollar las suyas. En definitiva, poner en marcha nuestras habilidades sociales para conectar y establecer relaciones con los demás nos permitirá solucionar rápidamente problemas y adoptar soluciones óptimas ya que sabremos quiénes son las personas adecuadas para ayudarnos a resolverlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante