lunes, 19 de septiembre de 2011

Cerebro colectivo

La victoria de la selección española de baloncesto en el Europeo de Lituania es el ejemplo perfecto de la importancia de ser un equipo, más allá de suma de individualidades, para conseguir el éxito. El equipo es el resultado de la suma de los esfuerzos de todos sus componentes integrados en una reden la que cada uno contribuye sabiendo que su aportación pese a ser pequeña es necesaria.

La última década de la selección masculina de baloncesto, los últimos cuatro años de la selección de fútbol, el equipo de Capa Davis nos ayudan a dar la importancia debida al cerebro colectivo o cerebro social: red formada por cerebros conectados para llevar a cabo un proyecto común. El cerebro colectivo es la clave del éxito de todo equipo u organización ya que a través de él es posible la canalización y expresión de las cualidades, el talento y la creatividad de sus integrantes. El punto de partida del establecimiento de esta conexión colectiva es siendo conscientes de que de manera individual y realizando nuestras tareas de forma aislada nuestro porvenir queda limitado. Puede suceder que en momentos puntuales haya individuos que pueden realizar aportaciones muy valiosas para el desarrollo del conjunto, pero no deja de ser eso, una aportación puntual que debe ser asumida por el colectivo porque fuera de ella esa aportación desaparecerá irremediablemente.

Los equipos deportivos son un ejemplo de cómo se puede obtener un éxito arrollador una temporada para que en la siguiente, prácticamente con los mismos jugadores, convertirse en un equipo vulgar en el que se ha dejado establecer relaciones familiares y de familiaridad de funcionar como un todo para convertirse en un conjunto de estrellas que trabajan individualmente olvidando la perspectiva de conjunto, el Atlético de Madrid es la muestra perfecta de esta situación. Para que un equipo esté conectado y pueda dar muestras continuas y permanentes en el tiempo de su potencial y eficiencia en la consecución de sus objetivos es un factor determinantes que sus componentes sean capaces de entre ellos, para conseguirlo un factor que contribuye su formación es tener procedencias comunes, aficiones similares, culturas similares (esta es una de las razones del éxito de la selección de baloncesto y del Fútbol Club Barcelona ya que sus integrantes han tenido recorridos y experiencias similares: compartidas y reconocidas por el resto de miembros del grupo para poder formar parte del equipo), pero en el mundo globalizado se trata de una situación anómala.

El éxito en los últimos años del deporte español se debe al establecimiento de la conexión que ha dado lugar a la formación de cerebros colectivos que se sabe deudor del conocimiento y las aportaciones que miles y miles de individuos hicieron para su surgimiento. Las menciones y gestos del equipo hacia la importancia de la ausencia de los padres de algunos de sus componentes suponen el reconocimiento por parte de todos de las habilidades de todos y cada uno de sus compañeros. Tenemos ante nosotros la receta del éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante